• En la operadora aseguran que Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) ya está vendida a Mediapro.
  • Y Ericsson se retira, con quejas sobre el trato recibido.
  • La operadora ha disparado el precio del fútbol.
  • Y ha terminado emitiendo la Champion con la mosca de beIN Sport.
  • Si finalmente adquiere TSA, Roures y Benet dispondrán de un cuasi monopolio de continente y de contenido.
Decíamos ayer que Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) podría acabar en manos de Mediapro, buque insignia de Jaume Roures (en la imagen) y Tatxo Benet. Los dos son multimillonarios (aunque el primero es comunista y anticlerical, que conste, pero eso no es necesariamente contraproducente de cara a un saneado patrimonio). Años atrás estaban al borde de la ruina pero ahora alguien, al parecer en Telefónica, se ha empeñado en hacerles millonarios. De entrada Telefónica, al aceptar las condiciones de Mediapro, elevó el precio del fútbol hasta unos límites difíciles de asumir. Mediapro resucita y el patrimonio de su socio vuelve a hincharse. No sólo eso, de hecho ostentan el cuasimonopolio de los derechos del fútbol -contenidos- y ahora podrían ostentar el monopolio del continente, si finalmente adquiere TSA. Y por lo que aseguran en Telefónica eso está hecho. Al final, Mediapro posee los derechos, como siempre ha hecho, como intermediario -así arriesgas lo justito e inviertes una cantidad de dinero tendente a cero-, mientras Telefónica paga la cuenta. De hecho, TSA se vendería por 50 millones de euros y Ericsson, el principal competidor por TSA, ha visto el panorama y se ha marchado. Una pena, porque era a quien más temía Mediapro. En cualquier caso, ¿por qué vende Telefónica su filial TSA? Buena pregunta. El colmo de esta tendencia de Telefónica a favorecer a su presunto competidor Mediapro es la emisión de la Champions con la mosca de beIN Sports, otra de las maravillas Mediapro. Eulogio López [email protected]