Si quieres fastidiar a alguien o a algo no hay nada como poner un juez en tu vida. Los jueces decidieron proteger a los 1.000 trabajadores despedidos de Canal Nou (sede en la imagen), televisión autonómica valenciana.

Entonces les obliga a la readmisión. El Gobierno valenciano toma la decisión de cerrar. Es decir, el juez no le permite echar a 1.000 pero sí cerrar un medio informativo y poner en la calle a 1.600. Para mí que hay algo que falla. O los políticos que hacen las leyes o los jueces que la aplican. O ambos.

Mejor el despido libre. Así no se habrían perdido 600 puestos de trabajo.

Eulogio López

[email protected]