• El tipo máximo del IRPF en España (52%) supera con creces el de la media de la UE (38,3%).
  • Y es el quinto mayor de la UE: igual que Holanda, y sólo superado por Suecia (56,6%), Dinamarca (55,6%), Bélgica (53,7%) y Portugal (53%).
  • También el tipo máximo del Impuesto de Sociedades en España (30% sin aplicar deducciones) supera la media de la UE (23,5%).
  • El tipo general del IVA en España (21%) sigue por debajo de la media de la UE (21,3%).
  • La presión fiscal de España en 2011 fue del 31,4%, un 25% más reducida que en el conjunto de UE.
  • Sin embargo, los ingresos fiscales de España cayeron más de cinco puntos, desde el máximo del 37,1% del PIB en 2007 hasta el 31,4% en 2011.
Siempre es interesante comparar datos de los impuestos entre los distintos países. Eso nos da una idea de cómo se coarta la libertad de los ciudadanos europeos por países. Libertad, decimos, porque los impuestos deberían ser los mínimos para asegurar los servicios necesarios para el bien común, pero no más.

El caso es que la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, ha ofrecido datos de este año 2013 sobre algunos impuestos europeos y su comparación por países. Pues bien: España se encuentra entre los países de la Unión Europea donde el tipo máximo del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) es más alto. En concreto, el tipo máximo del IRPF en España se sitúa en el 52%, al mismo nivel que en Holanda, y sólo superado por Suecia (56,6%), Dinamarca (55,6%), Bélgica (53,7%) y Portugal (53%), de acuerdo con un informe publicado este lunes por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, con datos de 2013.

España supera ampliamente la media de la UE, que está en el 38,3%, y aplica un tipo máximo más alto que el de Alemania (47,5%), Francia y Reino Unido (45%) o Italia (43%). Los países con tipos más bajos son Bulgaria (10%), Lituania (15%), Hungría y Rumanía (16% cada uno).

Todo eso ocurre tras la subida aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en diciembre de 2011, y que seguirá en vigor hasta 2015, por cierto (según anunció la semana pasada el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro).

Pero es que también el tipo máximo del impuesto de sociedades en España (30% sin aplicar deducciones) supera la media de la UE (23,5%). No obstante, la clasificación la encabezan Francia (36,1%), Malta (35%) y Bélgica (34%), mientras que los Estados miembros con tipos más bajos son Bulgaria y Chipre (ambos con el 10%, aunque la isla deberá subirlo tras el rescate) e Irlanda (12,5%).

Sin embargo, el tipo general del IVA en España sigue por debajo de la media de la UE (21,3%) incluso tras la subida del año pasado del 18% al 21%. El tipo general del IVA oscila entre el 15% en Luxemburgo y el 18% en Chipre y Malta y el 27% en Hungría y el 25% en Dinamarca y Suecia.

Además, España es además el Estado miembro con impuestos medioambientales más bajos (1,6% del PIB, frente al 2,4% de media comunitaria).

En lo que llevamos de crisis, y pese a las subidas de impuestos, en total, los ingresos fiscales de España cayeron más de cinco puntos, desde el máximo del 37,1% del PIB en 2007 hasta el 31,4% en 2011. En contraste, la caída en el conjunto de la UE ha sido mucho más limitada (0,6 puntos), por lo que España está ahora 7,4 puntos por debajo de la media de la UE (38,8%).

En cuanto a la presión fiscal (que mide la relación entre la recaudación de impuestos y el PIB), Eurostat ha señalado que la española se desplomó en 2011 hasta el 31,4%, a la cola de la zona euro, menor incluso que la de Grecia. La presión fiscal más alta se registra en Dinamarca (47,7% del PIB), Suecia (44,3%), Bélgica (44,1%), Francia (43,9%), Finlandia (43,4%), Italia (42,5%) y Austria (42%). Mientras que los países con menos impuestos son Lituania (26%), Letonia (27,6%), Rumanía (28,2%), Eslovaquia (28,5%) e Irlanda (28,9%).

Conclusión: los españoles estamos abrasados a impuestos. Si a ello le sumamos los escasos sueldos en relación a la UE, el panorama es 'cobrecogedor' (no va con segundas).

José Ángel Gutiérrez
[email protected]