En Venezuela destrozan el sagrario de una Iglesia y arrojan las Hostias consagradas

 

Más ataques a los cristianos y a lo cristiano en el mundo. En Pakistán, una iglesia cristiana en construcción ha sido demolida por un grupo de extremistas islámicos. Los fieles del lugar han presentado una denuncia ante la policía. Según lo informado a la Agencia Fides por la ONG 'Sharing Life Ministries Pakistan', los autores de los abusos no han sido arrestados, gracias a la influencia política que tienen. Para más guasa, los cristianos del barrio, que han solicitado protección a las autoridades civiles, han recibido amenazas para que desistan en el proyecto de construcción de la iglesia.

Pero hay más. En Islamabad, las minorías cristianas, pobres y marginadas, viven en "colonias" sobrepobladas de personas que llegan a la ciudad desde las zonas rurales con la esperanza de encontrar un trabajo. Hay barrios que carecen de las condiciones básicas y de higiene, tales como tuberías de agua y alcantarillado. En los últimos días, un juez del Tribunal Supremo ha ordenado a la Autoridad de Desarrollo de la Capital de Islamabad demoler todos estos asentamientos, porque son abusivos. Las colonias afectadas por la medida son, al menos diez en varias zonas periféricas de la capital.

Un funcionario de la municipalidad ha estimado que hay unas 5.000 familias cristianas que viven en estos asentamientos, que se quedarán sin hogar. Los líderes cristianos han pedido al ayuntamiento que piense en proporcionar un alojamiento para las familias, que están en la ciudad desde hace años, para mejorar la condición social y económica de las personas de las minorías en la ciudad.

Y, en Venezuela, la Iglesia La Candelaria en Victoria, Aragua, fue atacada por unos supuestos ladrones, quienes destruyeron el sagrario, tiraron las Hostias al piso y arrojaron excremento humano sobre ellas, informa Aciprensa. 

A través de su página en la red social Facebook, la Parroquia San José pidió oraciones en desagravio a este hecho en donde "destrozaron completamente Nuestro Amado en su Sagrario y como si fuese poco esparcieron excremento de humano en el Pan Consagrado". "Todos hagamos acto de desagravio y roguemos a Dios que tal acto no quede impune e igualmente roguemos por su párroco; José Miguel Vargas Caballero para que Nuestro Padre le fortalezca en estos dolorosos momentos", señaló la nota.

Actualmente, la violencia que vive Venezuela ha incrementado los ataques a los lugares religiosos.

Urgen oraciones por los cristianos perseguidos por su fe en Cristo.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]