El informe de la Comisión Europea nos aplaude. Eso sí, no suelta el dogal y Bruselas nos exige más reformas.

Emitimos deuda a menor precio y la prima de riesgo cae. Y todo esto son buenas noticias, pero no olvidemos que eso supone desacelerar el vehículo pero que, como la deuda sigue creciendo, el coche ni se ha detenido ni mucho menos ha dado la vuelta para cambiar de dirección.

Así que hay que preguntarse si estamos saliendo de la crisis. En mi opinión, la respuesta es: Sí, estamos saliendo de la asfixia financiera, pero mientras la deuda continúe en aumento, la economía no remontará... como no remonta ninguna familia a la que el pago de la hipoteca representa todos sus ingresos. Que eso es exactamente,  lo que supone una deuda pública del 100 por 100 el PIB.

Y eso, aunque las expectativas sean mejores que hace un año, que lo son. Pero es que hace un año estábamos al borde de la quiebra.

Eulogio López

[email protected]