• La Policía Nacional detiene en Zaragoza y Murcia a dos islamistas sospechosos de pertenecer a una célula de Al Qaeda en el Magreb Islámico.
  • La Policía canadiense detuvo dos personas que planeaban atacar un tren en Toronto. 
El yihadismo -o sea, el fundamentalismo islámico- ha sufrido dos reveses en las últimas horas. Uno en España y otro en Canadá.

Aquí, en España, la Policía Nacional ha detenido en Zaragoza y Murcia a dos islamistas sospechosos de pertenecer a una célula de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Según el Ministerio del Interior, tienen "un perfil similar" a los terroristas del atentado contra la maratón de Boston. Los dos presuntos islamistas se habrían radicalizado en los últimos tiempos y accedían a páginas radicales yihadistas. La Policía los tenía vigilados desde hace más de un año. Las detenciones se han producido tras detectar en la red comentarios a favor de los terroristas de Boston.

Según fuentes jurídicas, los detenidos no tienen ninguna vinculación con los atentados de Boston (Estados Unidos) y la Audiencia Nacional no ha encontrado, de momento, pruebas directas de su pertenencia a la red Al Qaeda. Aunque según otras informaciones, mantenían contactos con una célula vinculada a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en Malí y uno de ellos llegó a recibir instrucciones para acudir a un campo de entrenamiento en ese país africano, según informa el Ministerio del Interior.

También se ha sabido que el presunto islamista detenido en Zaragoza, Nou Mediouni, de origen argelino, celebró el atentado de la maratón de Boston como respuesta a la muerte de inocentes y el imperialismo a través de un comentario publicado en uno de los foros de internet con los que conectaba con otras personas de marcado perfil radical. O sea, que la caridad fraterna, precisamente, no la practicaba.

Por otra parte, ayer lunes, en Canadá, la Policía Montada anunció la detención en Montreal y Toronto de dos personas de nacionalidad no canadiense supuestamente vinculadas a "elementos de Al Qaeda en Irán" y que presuntamente planeaban un atentado terrorista contra un tren de pasajeros a la altura de Toronto.

Sin embargo, el 'muy fiable' Gobierno iraní (nótese la ironía) ha negado cualquier relación con los dos presuntos terroristas de Al Qaeda detenidos en Canadá  y ha denunciado que las acusaciones en este sentido de la Policía Montada forman parte de la "hostilidad" del Gobierno canadiense contra su país. "No se ha proporcionado ninguna prueba relativa a las personas detenidas ni a las acusaciones", ha declarado el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast (en la imagen), quien ha asegurado que los planteamientos de Al Qaeda son contrarios a los de la República Islámica de Irán, que se oponen a "cualquier tipo de violencia que ponga vidas en peligro".

El yihadismo o fundamentalismo islámico sigue más vivo que nunca. Y aunque sufra operaciones policiales como las descritas, conviene no bajar la guardia.

Andrés Velázquez

[email protected]