La cosa sucederá de la siguiente guisa. Pongamos en Guipúzcoa, pongamos un fin de semana, mejor en sábado para que se convierta en asunto informativo del domingo.

Gente de Bildu, Sortu y demás paisanaje proetarra, descubrirán un zulo repleto de armas y explosivos y los entregarán a los inefables mediadores internacionales, tipo Brian Currin o el ex de la ONU, Kofi Annan.

Con ello, los terroristas, una vez conseguida una más que aceptable cuota de poder político, dirán haber dado un paso definitivo hacia la "normalización del País Vasco".

Así es como me cuentan que lo están preparando. Y ahora lo único que hay que preguntarse es cuál será la actitud del Gobierno Rajoy. Buena pregunta, ¿verdad

Eulogio López

[email protected]