El derrocado presidente egipcio se enfrenta a acusaciones como la muerte de manifestantes o conspiraciónLa primera sesión del juicio contra el depuesto presidente egipcio, Mohamed Mursi, que ha comenzado este lunes en la Academia de la Policía de El Cairo, ha durado apenas una hora. El tribunal ha levantado la sesión y ha decidido retomar el juicio el 8 de enero porque Mursi se ha negado a vestir el uniforme de acusado como le pedía el juez, y ha dicho no reconocer al tribunal.

Además, Mursi ha asegurado que sigue siendo el único presidente legítimo de Egipto y tanto él como los otros acusados han prorrumpido en cánticos en la sala.

Al ex presidente egipcio se le acusa de supuesta implicación en la muerte de manifestantes y en los incidentes desatados en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya el pasado 5 de diciembre. También, de conspirar con el grupo islamista palestino Hamás, atacar a las fuerzas de seguridad e insultar al poder judicial.

Junto a Mursi han asistido a la vista los otros catorce inculpados, entre ellos el vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) -brazo político de la Hermandad-, Esam el Arian, y el miembro de su Ejecutiva Mohamed Beltagui.

En las puertas de la Academia, situada a las afueras de la capital, cientos de partidarios del presidente depuesto se han manifestado contra el juicio. La Policía, -ayudada de perros, animal mal visto en el mundo islámico- ha lanzado gases lacrimógenos para dispersarles. La tensión en Egipto continúa...

Andrés Velázquez

[email protected]