El sector del automóvil ha pedido medidas al Gobierno para reactivar la demanda, y con ello, el mercado, tras el parón sufrido por el estado de alarma debido al coronavirus. Sin embargo, hay cierta tranquilidad, porque, a pesar de los muchos rumores que han surgido, por ejemplo, Renault sigue apostando por España.

Así lo han señalado fuentes de este grupo automovilístico francés a Hispanidad y una muy buena prueba de esto ha sido el anuncio de que la fábrica de carrocería y montaje de Valladolid empezará a producir la versión híbrida enchufable del modelo Captur, un hito porque es el primer vehículo de esta tecnología de todo el grupo Renault. Asimismo, en la planta de Palencia, siguen produciendo coches de dos modelos -Mégane y Kadjar-, y también se ha reanudado la actividad en las fábricas que producen motores (también situada en Valladolid, y donde se ha hecho una reciente inversión) y cajas de cambio (Sevilla).

España es el segundo productor de coches de Europa, tan sólo por detrás de Alemania, y el sector del automóvil tiene unos 2 millones de empleados directos e indirectos

No obstante, no hay que perder de vista que la próxima semana Nissan y la alianza que forma junto a Renault y Mitsubishi darán a conocer un plan de reducción de costes. Esto no tiene por qué significar cierre de fábricas, aunque en Barcelona hay temor a la posible marcha de Nissan, que el año pasado redujo notablemente la producción de coches en la planta de la Zona Franca (funcionaba al 20% de su capacidad).

España es el segundo productor de coches de Europa, tan sólo por detrás de Alemania, y cuenta con 17 plantas de siete grupos -12 de fabricación de vehículos y otras de componentes- a las que se suman más de 1.000 empresas de equipos y componentes. En total, unos 2 millones de empleados directos e indirectos. Tras el parón por el coronavirus, que ha afectado a todo el mundo, desde hace semanas, se reanudó la producción en nuestro país al ralentí, y recientemente, ha vuelto a abrir sus puertas toda la red comercial. La Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha pedido al Gobierno medidas, que tienen que ser específicas y coyunturales, sobre todo, encaminadas a incentivar la demanda. Además, el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Raül Blanco, ha señalado que también se trabaja en la movilización de fondos europeos y se ha propuesto que el 10% de los mismos se destine al sector del automóvil.

Por su parte, el grupo Volkswagen mantiene su apuesta para su marca insignia en la planta de Navarra y para su filial española, Seat, en Martorell (Barcelona). A pesar de algunos rumores, se están analizando todas las posibilidades para el proyecto del coche eléctrico el-Born: se presentó un prototipo de Seat en su día y ahora se trabaja en la posibilidad de lanzar un modelo de este bajo su marca premium -Cupra-. En cualquier caso, no hay que olvidar que desde el punto de vista industrial esto no afecta a España, porque dicho vehículo se iba a fabricar en Alemania.

Una cierta tranquilidad a medida que se va recuperando poco a poco la normalidad, con fuertes medidas de seguridad a la hora de trabajar, es lo que se respira entre los fabricantes en nuestro país. Sin embargo, esto contrasta con el tono alarmista que mostró Pedro Hojas, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT, el pasado jueves, en rueda de prensa: “Estamos en un momento de tormenta perfecta”, en “estado de alarma”, llegó a decir. “Llevamos muchos años advirtiendo que una de las mayores debilidades de nuestras plantas es que las decisiones de las marcas automovilísticas no se toman en nuestro país sino en las sedes de los grupos” y por ello, ve necesario que el Gobierno “siga demostrando su apuesta por un sector competitivo”, señaló. En la rueda de prensa, también aludió a los muchos rumores que han sonado sobre distintos grupos estos días (posible marcha de Renault, PSA y Nissan, y replanteamiento de los planes Volkswagen) e incluso llegó a citar un posible expediente de extinción de contratos en Iveco (algo que fuentes del fabricante de camiones perteneciente al grupo italiano CNH Industrial han negado a Hispanidad). 

Eso sí, Hojas pidió que el Ministerio de Industria pase de las buenas palabras a los hechos y actúe ya, aunque también deben implicarse el resto de administraciones (por ejemplo, las autonómicas). Asimismo, refirió la importancia de estimular la demanda, con ayudas que no hagan distinción en el modo de propulsión, y de ofrecer medidas de flexibilidad laboral (por ejemplo, extender los ERTE más allá del 30 de junio, llegando incluso al 31 de diciembre).