• Los pagos fueron con el fin de que su planta pudiera seguir operando "a toda costa" pese a la guerra en Siria, según reveló Le Monde.
  • Seis antiguos directivos de la empresa han sido imputados por "financiación de una organización terrorista".
  • Ellos niegan saber lo que sucedía, pero son desmentidos por sus empleados.
  • Las oficinas en París y Bruselas de la compañía han sido registradas en las últimas semanas.
  • El escándalo amenaza con salpicar incluso al Ministerio de Relaciones Exteriores francés.
Un año después de que empezara a destaparse el escándalo de los pagos de la cementera franco-suiza LafargeHolcim a grupos como el Estado Islámico (EI), seis antiguos directivos de la empresa, entre ellos el exdirector ejecutivo Bruno Lafont y el también exconsejero delegado Eric Olsen, han sido imputados en Francia por "financiación de una organización terrorista", informa El País. Es la primera vez en este país que se realiza una acusación de este tipo contra tan altos ejecutivos, que niegan haber sabido lo que sucedía. Sus subalternos los contradicen. Las oficinas en París y Bruselas de la compañía han sido registradas en las últimas semanas. El escándalo amenaza con salpicar incluso al Ministerio de Relaciones Exteriores francés. La cifra que maneja la justicia francesa es de casi 13 millones de euros, según Sherpa, una ONG especializada en defender a víctimas de delitos económicos que forma parte de la acusación civil. Ese es el dinero que Lafarge supuestamente pagó, a través de intermediarios, al EI y otros grupos extremistas y facciones en Siria entre 2011 y 2015 para que su planta pudiera seguir operando "a toda costa" pese a la guerra, según reveló Le Monde. Los jueces han lamentado explícitamente que en los registros efectuados en noviembre en París y Bruselas faltaban actas y cuentas relativas a Siria, lo que para la ONG Sherpa constituye un auténtico "lavado con lejía" para "obstaculizar la justicia". Tampoco debe reinar una calma absoluta en el Ministerio de Exteriores. Exdirectivos como el antiguo director adjunto Herrault han afirmado que la decisión de permanecer en Siria contó con el aval de este Ministerio, en aquellos momentos en manos del Laurent Fabius, al que la ONG Sherpa pide se interrogue para aclarar su papel. Andrés Velázquez [email protected]