La serie Forever, que emite Antena 3, ha logrado una audiencia de 1,378.000 espectadores de acuerdo con el ranking que publica el semanario Supertele del 1 al 7 de agosto. Entre la avalancha de series policíacas, en una época en la que parece que ya se han contado todas las formas posibles de matar y de indagar, llega Forever. Un producto que añade a los ya tradicionales relatos de investigación criminal las posibilidades de la ciencia ficción. Matthew Miller, creador y guionista, ha conseguido elaborar para esta serie no solo un protagonista sólido (a pesar de su poca creíble capacidad deductiva), sino también acompañarlo de unos secundarios igualmente estables. El mérito está en que todos tienen valor por sí mismos y esta ficción no se aguanta sólo por alguno de ellos, sino por su conjunto. Cada personaje, con sus matices (pasado, presente, fobias y esperanzas), da relieve a un argumento que, en realidad, no es nada sorprendente. Lo peor, sin embargo, es que la serie, como muchas otras, introduce escenas de sexo de forma gratuita. Forever cuenta historias sencillas, pero con la honradez de quien no pretende convencer, sino agradar y, con esa premisa, se construye un grato espacio donde hasta los crímenes parecen elegantes y las investigaciones, lejos de la sordidez de otras producciones, son solo una excusa para reunir a sus protagonistas y hacerlos evolucionar (excepto en algún capítulo menos afortunado) Está claro que el romance y el humor son dos de los ingredientes básicos de esta ficción que recrea, además, diferentes épocas de los Estados Unidos y juega con los espacios temporales para colocar a su personaje principal, sus emociones y reacciones. No habrá tiempo para saber si Forever hubiese sabido dar respuesta a todos los interrogantes planteados, pues su rodaje se canceló después de la primera temporada y no parece que vaya a volver. Así que solo queda visionar esta tanda de 22 capítulos. Menos mal. Clemente Ferrer [email protected]