• El grupo reduce sus pérdidas de 11.754 millones de euros a 6.064 millones, un 48,8%.
  • Los ingresos siguen cayendo –no los de publicidad, que se mantienen- y el Ebitda aumenta un 13,7%.
  • Los gastos financieros también disminuyen, pero las desinversiones acometidas para reducir deuda el han generado pérdidas por 305 millones de euros.
  • Llama la atención la fuerte reducción del volumen de amortizaciones (-17,7%).
  • Y preocupa la valoración de los activos intangibles, especialmente de los fondos de comercio de las participadas, que pueden ocultar precios de las inversiones difícilmente recuperables en las condiciones actuales de los mercados.
  • Mejora la estabilidad financiera: baja la deuda financiera (-5,2%) y crece con fuerza el flujo de caja que le genera el negocio ( 840,4%), aunque ha reducido las disponibilidades líquidas del mismo.

Vocento, a diferencia de Unidad Editorial, sí presenta una mejora sustancial de sus resultados en este tercer trimestre de 2014. En concreto, ha reducido sus pérdidas de 11.754 millones de euros a 6.064 millones, un 48,4% menos. Sin embargo, sospechamos que sus accionistas, como los de Unidad Editorial, comienzan a estar cansados de pérdidas tan cuantiosas ejercicio tras ejercicio.

El Resultado Bruto de Explotación (el Ebitda) se presenta sin correcciones cosméticas para analistas, no como en el caso de Unidad Editorial, lo que es de agradecer y, además, a diferencia del de ésta última, es positivo (20.748 millones de euros) y crece en un 13,7%. Los ingresos siguen cayendo (-6,4%) -aunque es destacable que no la línea de publicidad, que se mantiene prácticamente inalterada-, igual que lo hacen los gastos de explotación (-7,4%).

La reducción de los gastos financieros (-2,3%) se ve más que compensada por las pérdidas cosechadas en las tan necesarias desinversiones que están acometiendo todos estos grupos para poder ir reduciendo su deuda y que este año le han generado pérdidas por 305 millones de euros, a diferencia del año anterior en que le supusieron, en igual periodo, un beneficio de 356 millones.

Sólo nos llama la atención la fuerte reducción del volumen de amortizaciones (-17,7%), por lo que pudiera haber de discrecionalidad para presentar una mejor imagen. En este sentido, nos preocupa la valoración de la partida de activos intangibles, especialmente de los fondos de comercio de las participadas, que, como en el grupo PRISA, pueden ocultar precios de las inversiones difícilmente recuperables en las condiciones actuales de los mercados.

La estabilidad financiera del grupo parece mejorar sensiblemente, como muestra la reducción de su deuda financiera (-5,2%) y el fuerte incremento del flujo de caja que le genera el negocio ( 840,4%), aunque haya reducido las disponibilidades líquidas del mismo. En conjunto, la deuda neta era cuatro veces el resultado de explotación hace un año, y ahora es 3,3 veces dicho resultado, lo que la hace mucho más asumible.

Está claro que Vocento lleva una velocidad de crucero para salir de la crisis bastante mejor que la de Unidad Editorial. Las cifras pueden ser, incluso, alentadoras para unos accionistas pacientes. Además, el grupo que preside Rodrigo Echenique ha desechado la idea de fusionarse con la empresa editora de El Mundo.

Rodrigo de Silos

[email protected]