Sin embargo, el Gobierno confía en aumentar un 17,8% los ingresos por el impuesto de Sociedades

El ajuste de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) será de 27.300 millones de euros, que se logrará por una parte, gracias a un fuerte recorte en el gasto ministerial y, por otra, a la eliminación de deducciones fiscales a grandes empresas y a la posible recaudación fruto de la amnistía fiscal para aflorar capitales no declarados hasta ahora.

Así, el Gobierno espera recaudar 19.564 millones de euros gracias al impuesto de Sociedades, un 17,8% más que en 2011. Mientras tanto, y según las estimaciones del ministerio de Hacienda, la recaudación por el IVA descenderá un 2,6% respecto al año anterior, hasta alcanzar los 47.691 millones de euros. Como se recordará, esta caída en la recaudación fue el argumento esgrimido por Cristóbal Montoro para afirmar que no se subiría este impuesto.

En cuanto al IRPF, y como consecuencia de una disminución de declarantes, los beneficios fiscales caerán un 9,2% (1.528 millones de euros). Este descenso en la desgravación fiscal llegará a ser del 13,8% en la deducción por inversión en vivienda habitual.

Andrés Velázquez
[email protected]