• La familia Lara acuerda que no haya periodo de interregno con José Creuheras al frente.
  • Pero los problemas para la sucesión se acumulan.
  • Primero, la refinanciación. La banca acreedora insiste en que Lara Bosch venda el grupo editorial francés Editis.
  • Y en Atresmedia, Lara Bosch tiene que mantener el acuerdo con los alemanes de Bertelsmann (20%). Y el amigo Thomas Rabe cada día exige más.
  • Y el vicepresidente Maurizio Carlotti resucita en el canal de TV.
  • De postre, el enfrentamiento, que no cesa, con el Gobierno Rajoy.
  • Con todo esto, el Ceo de Planeta, el discreto Carlos Fernández, trabaja para que no se rompa el núcleo familiar.

Decíamos anteayer que el hijo de José Manuel Lara Bosch, actualmente en el equipo jurídico del grupo editorial e informativo, esto es, Pablo Lara García no aceptaba el preacuerdo de la familia Lara para que, antes de suceder a su padre, atravesara un periodo de interregno, en el que el timón de Planeta fuera llevado por el representante de un 50% del accionariado, el actual vicepresidente José Creuheras.

Pues bien, según fuentes del propio Grupo, Pablo Lara García se ha salido con la suya: sucederá a su padre de forma directa.

Aquí emerge la labor de un hombre extraordinariamente discreto, como es el consejero delegado del Grupo, Carlos Fernández, quien intenta mantener la unidad de los cuatro hermanos Lara -Fernando, ya fallecido, pero con dos hijos trabajando en el Grupo- para que no se rompa el accionariado.

Pero los problemas se le acumulan al actual presidente, Lara Bosch (en la imagen). Por una parte, el endeudamiento ha crecido y, aunque con créditos separados en las distintas unidades la banca acreedora, capitaneada por Santander y Caixabank, presionen para que se reduzca el apalancamiento. Por ejemplo, con la venta del segundo grupo editorial francesa, Editis.

Lara García también deberá ser aceptado en una de las piezas clave del entramado Planeta: Atresmedia.

Por de pronto, tiene que mantener el acuerdo con los propietarios de casi un 30% del canal, que son los alemanes de Bertelsmann. Y Thomas Rabe, el hombre clave de Bertelsmann para España, cada día exige más. También por Agostini, su socio atávico, así como por la parte informativa (Antena 3, Onda Cero y La Razón, entre otras) en las que Lara García apenas se ha movido.

Atresmedia atraviesa un momento difícil. La gestión de Silvio González, primer ejecutivo del canal, empieza a ser cuestionada y emerge el desaparecido Maurizio Carlotti, que continúa ejerciendo la Vicepresidencia.

Y luego está el conflicto que no cesa con el Gobierno Rajoy por el cierre de tres canales de TDT. Lara Bosch se negó a acudir por este motivo a la última reunión de Rajoy con los principales empresarios españoles. Además, perdió con ello su mejor enlace con el Ejecutivo: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, a quien Rajoy quitó los galones: Soraya ya no es el canal para tratar con los señores de la prensa. Y en materia de televisión, como repite Lara Bosch, no hay manera de entenderse con el ministro ahora al cargo: su tocayo José Manuel Soria.  

En definitiva, Pablo Lara García sucederá a su padre pero tendrá que afrontar muchas dificultades. Hasta ahora ha estado ajeno a ellas.

Eulogio López

[email protected]