• Se trata de pararle los pies al socialista alemán Martin Schulz, actual presidente del Parlamento Europeo.
  • Eso sí, para sustituir a Durao Barroso, el titular de Exteriores debería presentarse a las europeas de mayo, lo que llevaría a una crisis de Gobierno... que Rajoy trata de evitar.
  • Pero feliz, lo que se dice feliz, se quedaría Sáenz de Santamaría, la gran adversaria de Margallo en el Gabinete: el jefe de la diplomacia española siempre ha tenido línea directa con Rajoy.
  • La verdad es que Margallo quería ser vicepresidente y ministro de Hacienda. Además, el Partido Popular Europeo no tiene asegurada la victoria en las europeas de mayo de 2014.

La canciller alemana Angela Merkel anima a Mariano Rajoy a prescindir de su titular de Exteriores, José Manuel García Margallo (en la imagen), para convertirle en el sucesor de José Manuel Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea. Merkel ha prometido a Rajoy que los conservadores germanos apoyarían la opción de Margallo, como candidato del Partido Popular Europeo (PPE) para liderar el Ejecutivo europeo.

No se sabe si es por entusiasmo con Margallo o para pararle los pies al alemán Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo y principal candidato, por el momento, del Partido Socialista Europeo (PSE). Y una cosa es que Merkel haya pactado una coalición de Gobierno con el PSD y otra que deba aguantar al ultra-progre Schulz en la Comisión Europea.

Ahora bien, si Rajoy acepta y convence a su titular de Exteriores, Margallo tendría que presentarse a las europeas del próximo 25 de mayo y luego lanzar su candidatura a la Comisión. Y no está claro que el PPE pueda imponerse al PSE. Además, Rajoy estaría abocado a una crisis de Gobierno –no es lo mismo la salida de un Arias Cañete, por ejemplo, o de un José Manuel Soria- que de su mano derecha en el Ejecutivo.

Eso sí, quien se quedaría feliz como una perdiz sería la gran adversaria de Margallo en el Ejecutivo, que no es otra que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. García Margallo tiene línea directa con Rajoy y va por libre. Además, aspiraba a ser vicepresidente y ministro de Hacienda, que no en vano es inspector fiscal.

Eulogio López

[email protected]