• El Alto Tribunal amenaza con "actuar de parte" si el Gobierno no reduce sus canales de TV, a A3 TV, Tele 5, El Mundo y el ABC.
  • Pero Rajoy y Soraya no se atreven a contradecir al Duopolio.
  • Lara y Berlusconi continúan con su chantaje al Ejecutivo.
  • Y Rajoy accede a ser entrevistado por Gloria Lomana. A eso se le llama Síndrome de Estocolmo.

Publicamos esta información horas antes de que tenga lugar la entrevista de la directora de Informativos de Antena 3 TV al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. No creemos que Lomana le pregunte por el llamativo retraso del Ejecutivo en cumplir la sentencia del Tribunal Supremo (en la imagen).

El alto tribunal dictaminó, hace ya más de un año, que 9 canales de TDT nacional -los importantes- habían sido adjudicados de forma irregular: 3 de A3 TV, 2 de Tele 5, 2 a El Mundo (Unedisa) y dos a ABC (Vocento).  

Pues bien, ha sido necesario que el demandante exigiera la ejecución de la Sentencia y que el Supremo, ya muy cabreado, le diera dos meses de plazo al Gobierno Rajoy para crear esos canales. Un Gobierno democrático no debería haber esperado a la petición de ejecución para cumplir con una resolución del más alto tribunal español en esta materia.

De hecho, fuentes de la Sala III del Supremo han comunicado a Hispanidad que si el Ejecutivo no reacciona tendrán que actuar "de parte". Vamos, que tendrán que ordenar el cierre ellos mismos, algo difícil de instrumentar y que, en cualquier caso, debería avergonzar al Ejecutivo.

Sencillamente, ni Mariano Rajoy ni Soraya Sáenz de Santamaría se atreven a hacer frente al chantaje del Duopolio que controla la televisión en España, el formado por la Mediaset de Silvio Berlusconi y por Atresmedia, de José Manuel Lara. Tanto Tele 5 como A3 TV mantienen la misma postura: mucho cuidado con cerrarnos canales porque estamos en año electoral y en vísperas del año de Generales. Pero hablamos de una sentencia del Supremo.

La verdad es que resulta un chantaje un poco fatuo, dado que tanto Tele 5 como Cuatro tiran a matar contra el Ejecutivo, y La Sexta es el comando de agitación antipepera más grande de toda la televisión española. A3 TV digamos que mantiene un tono más o menos neutral. Y encima, RTVE, tras la desastrosa gestión de Sáenz de Santamaría y de su protegido, Leopoldo González-Echenique, continúa controlada por el comando Rubalcaba. En estas circunstancias, la entrevista de Rajoy con Lomana suena a síndrome de Estocolmo.

Eulogio López

[email protected]