• El presidente venezolano calificó al cardenal Urosa de 'troglodita', en reiteradas ocasiones.
  • Aventuró que la Iglesia Católica era aliada política de la oposición, o que el Papa, Benedicto XVI, "no es ningún embajador de Cristo en la Tierra como ellos dicen".
  • Además, implicó directamente al fallecido cardenal Velasco en el fallido golpe de estado de 2002.
  • Chávez utilizó los medios de comunicación para atacar, vejar o mofarse de la Iglesia Católica, recuerda Ayuda a la Iglesia Necesitada.
  • A todo ello, hay que añadir la injusticia que suponían las cerca de 20.000 muertes por causa violenta cada año.
  • Pese a todo ello, el cardenal Urosa celebrará una misa por el presidente Hugo Chávez.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez (en la imagen), murió este martes en Caracas a los 58 años de edad a causa de un cáncer que le fue diagnosticado en 2011. La muerte del líder bolivariano-populista-marxista-leninista abre incógnitas en el país. Como ya está todo dicho desde el punto de vista político, en Hispanidad queremos hacer balance de lo que significó el régimen de Chávez desde el punto de vista de la libertad religiosa, una de las piedras de toque para saber si en un país hay verdadera libertad o no.

Y para ello nos basamos en una de las mejores fuentes, la documentación que preparó la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) con motivo de una campaña para ayudar a los cristianos de ese país. Según AIN, en la Venezuela de Chávez la sociedad y la Iglesia viven con enormes dificultades a causa de la "la fragilidad institucional y legal que ocupa la escena pública".

En Venezuela, por ejemplo, "se insulta y denigra públicamente a nuncios apostólicos, cardenales, obispos y sacerdotes por decir la verdad. Un país en el que demasiados presbíteros tienen dificultades para cubrir sus necesidades más básicas", afirma AIN.

Además, en Venezuela se violan los derechos humanos básicos, según el último informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), institución miembro de la Organización de Estados Americanos. Aunque el informe no alude explícitamente a la libertad religiosa, sí destaca "el uso abusivo del derecho penal y la afectación a la libertad de expresión".

"Por este motivo, por ser libres para denunciar la falta de derechos, las crecientes desigualdades o las arbitrariedades del poder, la Iglesia se ha convertido en objeto de la dialéctica del Gobierno y, de manera especial, de su presidente, Hugo Chávez.  Así, el presidente ha calificado al cardenal Urosa de 'troglodita', en reiteradas ocasiones; ha aventurado que la Iglesia Católica es aliada política de la oposición, o que el Papa, Benedicto XVI, "no es ningún embajador de Cristo en la Tierra como ellos dicen. Además, ha implicado directamente al fallecido cardenal Velasco de apoyar el fallido golpe de estado de 2002. En reiteradas ocasiones, Chávez ha utilizado los medios de comunicación para atacar, vejar o mofarse de la Iglesia Católica", recordaba AIN.  

Uno de los ataques más virulentos tuvo lugar en julio de 2010, después de que los obispos señalaran que "es inaceptable la imposición de un 'Estado socialista' que se inspira en el régimen comunista cubano y se ha venido concretando a través de leyes que desconocen la voluntad popular y la Constitución".

A todo ello, hay que añadir la injusticia que suponen las cerca de 20.000 muertes por causa violenta cada año. Porque Venezuela tiene una tasa de 56 asesinatos por cada 100.000 habitantes, la "segunda más alta del mundo" después de Honduras, advirtió la oposición venezolana, al citar estadísticas oficiales que cifran en 16.072 los homicidios en 2012.

El coordinador de la comisión de seguridad de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Luis Izquiel, indicó en un comunicado que los 16.072 homicidios que fueron reconocidos por el vicepresidente Nicolás Maduro el jueves ante el Parlamento, suponen un "nuevo récord histórico de violencia" en el país. "La tasa oficial que se desprende de esta lamentable cifra es la de 56 asesinatos por cada 100.000 habitantes, la segunda más alta del mundo, solo superada hoy por la de Honduras", señaló Izquiel, y sentenció que el "año pasado fueron asesinados un promedio de 44 venezolanos por día", destacaba Infobae.

Pero, pese a todo ello, el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, celebrará una "solemne misa" en honor del fallecido presidente Hugo Chávez en Roma, donde se encuentra para asistir al cónclave que deberá elegir al nuevo Papa, informó el Arzobispado de Caracas, en un comunicado. Celebrará una solemne Misa de exequias en Roma, en lugar y fecha que se anunciarán próximamente, a la cual se invitará a todos los venezolanos que quieran participar en ese acto religioso para orar por el eterno descanso del Presidente Chávez", informó el comunicado. El Arzobispado expresó "sus condolencias" a los familiares del fallecido mandatario, e instó a que, ante su ausencia, se "apliquen los mecanismos previstos en la Constitución" y todos los sectores promuevan "la calma y la armonía de la población".

Y el secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Jesús González Zárate, ha hecho un llamamiento a la «unidad nacional» para afrontar el «hecho doloroso» de la muerte del presidente del país, Hugo Chávez, ocurrida este martes a causa de un cáncer. El cardenal Urosa ha recibido la noticia del fallecimiento de Chávez en Roma, donde se encuentra para asistir al cónclave para la elección de un nuevo Sumo Pontífice. El purpurado desea que la sensatez se imponga en su país.

Andrés Velázquez
[email protected]