• Una fusión muy peligrosa, por cuanto dos de los socios principales, El Mundo y ABC, están en quiebra técnica.
  • Y el más pequeño de los tres, la COPE, perdería el control sobre sus entidades.
  • Vocento aporta el ABC y  la mayor cadena de periódicos regionales.
  • Unedisa aporta El Mundo, Expansión y Marca.
  • Y la COPE, su cadena de radio y su canal de televisión, 13TV.

El presidente y consejero delegado de la COPE, Fernando Giménez Barriocanal (en la imagen), invitado en el desayuno de Nueva Economía Foro, afirmó que, tras el acuerdo con Vocento, no descarta una fusión con Unedisa. A preguntas de Hispanidad, que ya informó en exclusiva sobre este tema, ha señalado que "no habría problema", que está abierto a cualquier proyecto que pueda generar valor para sumar, "pero no a costa de todo".

Hasta Antonio Fernández-Galiano, al ser preguntado desde la mesa presidencial por José Luis Rodríguez, moderador y presidente del Foro, dijo que su compañía siempre está dispuesta a compartir "proyectos comunes si pueden generar valor", pero es muy prematuro decir nada en concreto al respecto.

Y el tercero en discordia, Enrique de Ybarra, de Vocento, manifestó que su grupo está involucrado en estos momentos, tras el acuerdo con COPE,  en un plan de eficiencia y ajuste, "pero el futuro es un camino que se hace al andar y Dios proveerá".

La suerte está echada. Cuando el moderador dijo que "el partido ya ha comenzado", ninguno de los jugadores lo desmintió. Pero la unión tripartita en un solo equipo conlleva un enorme peligro, ya que los dos socios principales, El Mundo y A están en quiebra técnica. El más pequeño de los tres es la COPE, que no debe ni un duro a los bancos, como ha resaltado Giménez Barriocanal, pero perdería el control.

De llevarse a cabo la unión, Vocento aportaría el ABC y la mayor cadena de periódicos regionales, mientras que Unedisa tiene El Mundo, Expansión y Marca. La COPE, amén de su cadena de radio, aporta un activo de gran valor, 13TV, que crece como la espuma en audiencia y ha dejado en la cuneta a Intereconomía.

En el caso de que el hipotético megaholding mediático llegara a hacerse realidad -de momento, lo único que hay son acuerdos entre Vocento y la COPE- dos periódicos nacionales, ABC y El Mundo, convivirían, lo que no tiene ningún sentido. Parece difícil que la COPE pueda evangelizar a Pedro Jota, representante de la derecha pagana, ni ABC convertir el diario que éste dirige en monárquico.

Sería un acuerdo contra natura, una instauración del pensamiento débil, sin principios ni ideas claras, y todo al servicio de lo que modernamente se llama aprovechar sinergías, es decir, despedir a empleados, con el riesgo añadido de que los nuevos partenaires intentaran imponer su línea editorial en la radio y en la tele de los obispos, algo que éstos no están dispuestos a consentir.  ¿Qué necesidad tiene la COPE de meterse en semejantes andurriales

Sara Olivo
[email protected]