• Jens Weidmann, en términos muy duros, cuestionó este domingo la prórroga concedida a Francia para ajustar su déficit y arremetió contra las políticas anticrisis del BCE en el diario alemán Bild am Sonntab.
  • El presidente del banco alemán ha expresado sus miedos por la rebaja del precio del dinero y lo que puede suponer para países como España.
  • El Bild es uno de los diarios más sensacionalistas de Alemania, y el hecho de que el número uno del Bundesbank lo eligiera antes que al Frankfurter Allgmeine, no es baladí.
  • El titular de Economía español, obligado a nadar y guardar la ropa, afirma al mismo tiempo que el BCE está haciendo "lo adecuado".
  • Sobre la última visita de la Toika afirma que lo más importante es la transparencia del sistema bancario español.

Este domingo, el presidente del Banco Central Europeo daba la campanada desde las páginas del Bild am Sonntag. Jens Weidman criticaba con dureza la prórroga que ha concedido a Francia el BCE para ajustar su deuda.

Y cuestionaba por igual al Banco Emisor Europeo y al país galo, ya que teme que este tipo de políticas rompan los acuerdos pactados para preservar la estabilidad europea. "Francia tiene una responsabilidad especial, lo mismo que Alemania", ha señalado. También expresó sus miedos de que la rebaja de los tipos de interés permitan endeudarse más barato a países como España. No se ha dejado nada en el tintero, también criticó la propuesta del BCE de hacer desaparecer las monedas deuno y dos céntimos. El hecho de que la entrevista fuera concedida al periódico amarillo de Axel Srpinger en lugar de al Frankfurter Allgmeine no es asunto baladí.

Para Alemania, que empieza a padecer los problemas de la falta de poder adquisitivo de sus socios más pobres, es fácil y necesario echar las culpas a estos.

Luis de Guindos (en la imagen), en la mañana de este lunes, en un encuentro relacionado con el sector agroalimentario celebrado en Madrid, ha optado por la socorrida postura de nadar y guardar la ropa. Comprende el planteamiento  propio del Bundesbank sobre la necesidad de seguir apostando por la austeridad para poder acabar con la crisis y al mismo tiempo opina que el Banco Central Europeo 'hace lo adecuado' en estos momentos: "El Bundesbank tiene un planteamiento propio, que puedo entender, pero el BCE tiene que mirar al conjunto de la zona euro".

El ministro de Economía español considera que el BCE sigue una política basada en la estabilidad de precios que además pretende acabar con la fragmentación de los mercados de crédito. De Guindos, firme defensor con Francia e Italia del proceso de Unión Bancaria no tiene más remedio que mostrarse conciliador con las autoridades germanas, especialmente las financieras, por mucho que estas estén jugando sucio con España.

De hecho, el Gobierno alemán ha filtrado un informe a los medios decomunicación en el que se apunta que tanto en España como en Italia "serán inevitables reformas para superar algunas rigideces en el mercado laboral". El IV reich económico no pretende disimular quién fija las reglas del juego.

De Guindos, mientras tanto, sigue recibiendo a los responsables de la troika, es decir, los inspectores de Comisión Europea (CE), el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Son visitas programadas trimestralmente y no hay nada nuevo", ha dicho De Guindos, quien considera prioiritaria la transparencia del sistema bancario español. "Es fundamental, porque si no eres transparente, no generas credibilidad ni confianza".

Sara Olivo
[email protected]