• La nueva regulación sobre activos fiscales ha convencido a Emilio Botín para cambiar de opinión.
  • Incluso se plantea el doblete: CX más Novagalicia Banco.
  • José Carlos Pla no pierde la esperanza de una fusión con Bankia. Considera que Bruselas podría aceptarlo.
  • Sobre todo, si antes logra vender la red fuera de Cataluña.
  • Para La Caixa, la adquisición de CX supone una defensa contra el Santander en su propio predio, pero le obligaría a cerrar oficinas y despedir trabajadores en su región de origen.

Bastó la revisión de urgencia de los activos fiscales (DTA), obra de Luis de Guindos, para que Emilio Botín, presidente del Santander (en la imagen), cambiara de opinión. Ahora ya no dice que las uvas están verdes, sino que aspira a hacerse con Catalunya Banc, que tendrá que disputarle en subasta a la Caixabank de Isidro Fainé.

Es más, Botín incluso baraja el 2 por 1, es decir, presentar una oferta por Novagalicia (NCG Banco). El problema es que en Galicia tiene enfrente a los fondos norteamericanos a los que apoya el presidente gallego Núñez Feijóo, mientras en Catalunya Banc no hay fondos: eso sí, está Caixabank.

Y a todo esto, ¿por qué quiere Caixa hacerse con su entidad paralela En primer lugar, como marca comercial para Catalunya. La palabra Cataluña no está en Caixa, ni en su competidor. Caixa  ya es una firma aceptada en toda España y en Cataluña, sin embargo, se la percibe como lo nuestro, sí, pero también como una entidad omnipresente, casi monopolística.

En cualquier caso, si es Caixabank quien se queda con CX resultaría imperiosa una reducción de oficinas redundantes y, por tanto, de plantilla.

En segundo lugar, para bloquear la entrada de Santander y blindar su predio de origen: Cataluña.

Por su parte, el presidente de Catalunya Banc, José Carlos Pla, da por concluida su salida de los híbridos, así como la reconversión de plantilla y de oficinas exigida por Europa. Este año 2013 habrán cerrado 120 oficinas fuera de Cataluña y 35 en la comunidad autónoma.

La idea de Pla sigue siendo que Europa aceptará, una vez hechos los deberes, una fusión con Bankia, donde él quedaría como segundo de Goirigolzarri.

CX, el gran fracaso en dos subastas anteriores, empieza a resultar apetecible. Pero, por si acaso, Guindos ya ha dado de plazo todo el año 2014. El gato escaldado...

Eulogio López

[email protected]