Al contrario que en Educación, hay una completa unanimidad con los votantes de izquierdas: están en contra de desmontar uno de los mejores sistemas sanitarios de Europa

-La marcha blanca que ha inundado Madrid obtuvo un rotundo éxito de convocatoria.

-Se han producido encierros en más de 20 hospitales contra el plan de cierres y privatizaciones diseñado por Ignacio González.

-Médicos, enfermeras, asistentes sanitarios y hasta adolescentes, hijos de los empleados del sector, recaban firmas contra el cierre de los hospitales en Madrid.

La marcha blanca que ha inundado Madrid este domingo bajo el lema "La sanidad no se vende, se defiende" ha sido todo un éxito. Miles de profesionales se han lanzado a las calles en contra de las privatizaciones diseñadas por el gobierno regional".

El Ilustre Colegio de Médicos de Madrid lo ha dejado muy claro. El PP no cuenta con ningún apoyo entre los profesionales de la medicina para llevar a cabo su plan de sostenibilidad del sistema sanitario público. La página web del ICOMEM se ha llenado de vídeos que así lo reflejan, como el que defiende la postura adoptada por los más de 20 encierros y movilizaciones llevados a cabo en los hospitales de Madrid.

Incluso los médicos votantes del PP están profundamente indignados con los proyectos de Ignacio González en la capital de ESpaña. La firma de Ana Botella ha sido sólo una anécdota que ha oscurecido la tremenda lucha que están llevando a cabo los profesionales de la sanidad pública para evitar que la gestión de la misma vaya a parar a manos privadas.

En la sanidad pública no se puede permitir que entren en juego, a juicio de la clase médica, los intereses económicos. La disminución de servicios a los pacientes, los posibles despidos de interinos y eventuales que se llevarán a cabo en los seis centros que serán gestionados por el sector privado, amén de los dos que piensa reconvertir Ignacio González, han puesto en pie de guerra a todo el sector. Estamos hablando del Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina Hospital del Henares, del Sureste y del Tajo, así como del Hospital de La Princesa y el Carlos III. Tanto es así que el presidente de la Comunidad de Madrid se plantea dar marcha atrás en el caso del Hospital de la Princesa.

Adolescentes, hijos de médicos, ATSs y auxiliares de clínica recorrían los bares en días pasados a la búsqueda de firmas en contra de las iniciativas del Partido Popular en Madrid. Ya se han reunido 368.108, entre ellas la de Vicente del Bosque, y han sido entregadas en la Consejería de Sanidad.

Al contrario de lo que ocurre con Educación, donde los votantes del PP disienten de los postulados de la izquierda en defensa de la Educación Pública y en contra de la privada, no ocurre lo mismo con la sanidad. Los españoles de toda condición e ideología consideran, al contrario que los votantes republicanos americanos, que la sanidad pública es un derecho irrenunciable.

Sara Olivo
[email protected]