Considera que una empresa rentable, dedicada al azar, debe quedarse en la esfera pública

 

Eso sí, los de Mariano Rajoy ni se plantean crear nueva 'onces'.

El Gobierno no va a contar con el apoyo del PP, un partido presuntamente privatizador, en la privatización de Loterías y apuestas del Estado. Dada la situación de los mercados, el partido conservador considera que no se va a malvender algo que no necesita venderse. A fin de cuentas, es una empresa rentable que siempre será rentable y que no debe quedar en las no muy prestigiosas manos de los empresarios del juego, que son los principales aspirantes a hacerse con la entidad estatal.

Eso sí, el PP ni se plantea ligar juegos de azar con protección social de grupos de discapacitados. En otra palabras, en hacer más ONCE, a pesar de que ha sido un invento español que ha dado resultados extraordinarios. El modelo ONCE consiste en dedicar el dinero procedente del juego a colectivos marginados por razones naturales. En este caso ciegos, pero podría haberse ampliado -cuando se legalizó el juego en España, a otros como disminuidos físicos, disminuidos psíquicos, paralíticos cerebrales, etc.-. En el caso ONCE, no sólo es que el dinero obtenido del juego se dedique a los invidentes sino que los invidentes encuentran en la organización su trabajo laboral y su protección social.

Miriam Prat

[email protected]