• El dato del INE coincide con el apuntado ayer por el Banco de España.
  • El PIB cae un 0,8% en el cuatro trimestre de 2012. Mientras que la caída en tasa interanual fue del 1,9%.
La economía española acentuó su contracción durante el cuarto trimestre de 2012, al registrar un descenso del 0,8% en tasa intertrimestral y una caída del 1,9% en tasa interanual, tras acelerarse la caída del consumo y la inversión, según los datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el conjunto del año 2012, el PIB español se contrajo un 1,4%, cifra que mejora levemente la previsión oficial del Gobierno (-1,5%).

El dato ofrecido este jueves por el INE coincide con el apuntado ayer por el Banco de España -liderado por el gobernador Luis María Linde- (en la imagen), que en su último boletín de coyuntura correspondiente al mes de febrero, incidió en la constatación de que la economía ha empezado 2013 igual que acabó 2012, con una contracción de la actividad "en un contexto de marcada atonía de la demanda interna, después de que el Producto Interior Bruto (PIB) retrocediera un 1,4% en 2012", todo ello debido a que sigue sin haber suficiente consumo e inversión, lo que explica que la actividad continúe cayendo. Es decir, INE y Banco de España apuntan las mismas causas sobre la caída del PIB.

Sin embargo, pese a todo, el informe del Banco de España también dio a entender que los primeros signos que prueban que la recesión no ha ido a más son los procedentes del mercado laboral. El Banco de España destacó que los datos adelantados apuntan a una "estabilización del ritmo de caída de empleo", aunque éste registre aún tasas" muy elevadas". En otro momento se pide centrar las ayudas en la formación.

Por sectores, el informe recuerda que la construcción sigue protagonizando un "profundo ajuste", que la inversión en bienes de equipo se mantiene débil y que los indicadores referidos al turismo muestran "cierta debilidad". También el sector industrial se encuentra sumido en crisis, siendo los servicios la única actividad donde el Banco de España ve "ciertas señales de recuperación".

Frente a la contracción de la demanda nacional, el Banco de España destaca el mantenimiento de la trayectoria favorable del sector exterior, después de que en diciembre mejoraran las exportaciones. Sin embargo, en relación con el turismo, el organismo supervisor advierte que empieza a mostrar algún síntoma de debilidad desde enero.

Andrés Velázquez
[email protected]