Tregua permanente. Pero si eso ya lo habían dicho antes y volvieron a matar. Y el comunicado se produce dos días después de que los proetarras se manifestaran en Bilbao con la misma mala uva que lo han hecho siempre. Y una semana después de que se les descubriera intentando rearmarse en Francia.

No es de extrañar que las Víctimas no estén por la labor y convoquen manifestaciones.

Es el paripé gubernamental sobre ETA que, ojo, no inició Rubalcaba sino Zapatero. El presidente del Gobierno lleva dos años intentando ganar las elecciones que ha perdido con la crisis a costa de presentarse en 2012 como el candidato que logró terminar con el terrorismo en España. Lo que ocurre es que cuando el Felipismo le obliga a colocar a Rasputín Rubalcaba como vicepresidente primero con plenos poderes, el amigo Rasputín se hizo con el copyright y, por ello, es quien gestiona el final de la banda que, en la mentalidad de ambos políticos consiste en convertir a los terroristas en un partido político democrático.

Pero la conversión debe ser compleja porque los delincuentes emplean el mismo tono: paz entre iguales, no rendición ni mucho menos muestran arrepentimiento ante sus víctimas. Eso sí, el vicepresidente primero no tiene un pelo de tonto y camina con tiento: asegura que el comunicado de la banda no es la noticia esperada y exige un cese definitivo de la violencia.

Por tanto, ZP y Rubalcaba se la juegan. Esto puede ser el final  de ETA o el final de sus carreras políticas. Y, en cualquier caso, ambos se arrogan la paternidad del llamado proceso de paz. Vamos, que no sabemos si se rompe ETA o si lo que se está rompiendo es el PSOE.

Eulogio López

[email protected]