• Ejemplo práctico: la retransmisión del mismo partido, al mismo tiempo, por parte de La Sexta -cuyo impulsor fue Mediapro- y un canal regional o 'cablero'.
  • Y Mediapro abre el frente contra Telefónica.
  • Lo que no deja de ser curioso, porque PRISA le está ganando los derechos del fútbol a Mediapro.

La guerra por los derechos del fútbol no sólo no ha terminado, sino que la cuestión se va liando cada vez más. De hecho, como se recordará, durante la Liga 2011-2012, se retransmitía el mismo partido -los sábados por la noche- en La Sexta (antes de la fusión con Antena 3, en manos de Mediapro) y en canales autonómicos -Telemadrid, por ejemplo- o cableros, es decir, canales por cable.

En esta guerra, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), ha incoado este viernes un expediente sancionador contra Distribuidora de Televisión Digital (DTS) -propiedad de PRISA-, Telefónica de España y Mediapro, por "posibles prácticas restrictivas de la competencia en el ámbito de la explotación de televisión de pago de derechos de retransmisión de fútbol", afirma el comunicado remitido a los medios.

En este caso, llama la atención el hecho de que Mediapro está a ambos lados de la batalla. Es decir, aparece como denunciado, pero también como denunciante. Concretamente, ha denunciado a DTS (PRISA) -junto con otras siete compañías- por abuso de posición dominante en "el mercado de reventa de derechos audiovisuales de Liga y Copa de S.M. de fútbol, en particular, a través del establecimiento de condiciones inequitativas y discriminatorias a la hora de comercializar a nivel mayorista el canal 'Canal Liga'", señala la nota de la CNC.

Al mismo tiempo, Mediapro ha denunciado a Telefónica -y abre así un nuevo frente- y a DTS por la explotación de Canal Liga y Canal Liga de Campeones.

Pero la empresa presidida por Jaume Roures (en la imagen) también ha sido denunciada. En este caso, junto a su mayor enemigo en este asunto, DTS, por prácticas abusivas en la reventa de los derechos del fútbol.

De momento, la CNC ha abierto el expediente. Ahora se inicia un periodo de investigación que durará 18 meses. Habrá que esperar hasta entonces para conocer las conclusiones.

Pablo Ferrer

[email protected]