• La falta de fondos hace que disminuya el pago de prestaciones un 12,6% hasta julio.
  • En realidad debería aumentarlos ya que en 2012 el número de concurso de acreedores subió un 27,1%.
  • El cobro de las indemnizaciones se está retrasando hasta tres años.
  • Ya en abril había 150.000 expedientes paralizados para los que harían falta 1.700 millones de euros. El presupuesto del Fogasa para todo 2013 es de 843 millones.

Continúan los problemas para el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Según los datos facilitados este miércoles, en los siete primeros meses del año, el organismo gastó 824,4 millones de euros en prestaciones, esto es, un 12,6% menos que un año antes.

Concretamente, el Fogasa destinó 245,9 millones de euros al pago de salarios, un 21,3% menos que en 2012 y 578,5 millones al pago de indemnizaciones, un 8,2% menos que hace un año.

Según el Ministerio de Empleo, un total de 138.977 trabajadores recibieron prestaciones por parte del Fogasa hasta julio, un 14,5% menos que en 2012, cuando los beneficiarios ascendieron a 162.661 personas.

En contra de lo que pudiera parecer, el descenso de estas cifras no refleja una caída del número de empresas en concurso de acreedores, sino el hecho de que el Fogasa no tiene suficientes fondos para hacer frente a todos los pagos que tiene sobre la mesa, o que debería tener.

Para entendernos: en 2012, el número de empresas en concurso de acreedores aumentó un 27,1%. De hecho, en el segundo trimestre de 2013, las empresas en esta situación crecieron un 22,5% respecto a un año antes, aunque sí es cierto que disminuyeron un 9,5% respecto al primer trimestre. Entonces, si el número de concursos de acreedores aumenta, ¿cómo es posible que el Fogasa dedique menos fondos al pago de salarios e indemnizaciones de los trabajadores de empresas en esa situación

Muy sencillo: el pago de las indemnizaciones se está retrasando en algunos casos año y medio, tal y como denunció Francisco Javier Blanco, secretario general de USO en Madrid, en declaraciones a Hispanidad el pasado mes de abril. En casos más extremos, este retraso alcanza incluso los tres años.

Pero no es el único que ha denunciado esta situación. Desde CCOO, Miguel Sánchez, también en declaraciones a Hispanidad, afirmó que existen 150.000 expedientes atrasados, para los que harían falta unos 1.700 millones de euros. El presupuesto anual del Fogasa para todo 2013 es de 843 millones.

Andrés Velázquez

[email protected]