Europa ha vuelto a pedir a España cuotas por IVA y España se ha vuelto a negar. Gran error, porque los impuestos laborales son muy elevados en España y retraen la contratación estable.

 

Es verdad que subir de nuevo el IVA puede retraer el consumo pero más importante, ahora mismo, es crear puestos de trabajo.

¿Por qué se niega la vicepresidenta Salgado? Pues porque vigilar el fraude en el IVA es más difícil que vigilar el fraude en las cotizaciones sociales de las empresas. Nuevamente, nos encontramos ante la disyuntiva: o fácil o justo. Pero es que la política fiscal debe regirse por la justicia, no por la comodidad de la Agencia Tributaria.

Eulogio López

[email protected]