Que llegue la solidaridad de todos a los numerosos prófugos y refugiados que provienen de diversos países africanos y se han viso obligados a dejar sus afectos más entrañables; que los hombres de buena voluntad se vean iluminados y abran el corazón a la acogida". No lo ha dicho ningún líder occidental, sino el Papa Benedicto XVI, que es más bien universal.

Ningún católico puede llamarse a andana. Benedicto XVI ha aprovechado el domingo de resurrección para dejarlo claro: el racismo es incompatible con el humanismo pero el católico está obligado a ir más allá y acoger al emigrante. Lo dice en el momento en que Europa atraviesa una crisis sin preferentes y que mientras arde el Magreb, lo que impulsa  a muchos  cruzar el mediterráneo. Lo dice, mientras Sarkozy cierra las fronteras francesas y Berlusconi juega con la migración libia y tunecina como si fuera un intercambiador: si no puede repatriarlos los reenvía a sus socios europeos.

Pues bien, el católico no puede apoyar ese proceso de enquistamiento europeo ante la inmigración. Por contra, el Papa anima a acoger a quien huye de la miseria. Para mí que lo ha dejado claro... otra vez.

Eulogio López

[email protected]