• Se trata de crédito promotor que fue mal clasificado y cuyo importe no fue traspasado al SAREB.
  • Y encima, los postores en su línea: continúan exigiendo Esquema de Protección de Activos (EPA).
  • El Deutsche recibió orden de su central para no entrar en ningún banco español y se retiró.
  • Y Kutxabank y JC Flowers van unidos en la aventura.

Éramos pocos y la abuela se dedica a coquetear. La subasta de Catalunya Caixa (CX) vuelve a complicarse. Esta vez porque en la 'due dilligence' -ya se había hecho otra para el primer proceso, abortado por el rescate-. En pocas palabras, ha descubierto un paquete de 3.000 millones de euros en crédito promotor, es decir, fallido. Al FROB, esto es, al Ministerio de Economía, casi le da un síncope. Una entidad que recibió dinero público por 9.000 millones de euros y que ha traspasado al SAREB sus activos tóxicos ahora se topa con un nuevo percance en pleno proceso final de la subasta. Para tirarse al río.

Ese paquete de créditos había sido mal clasificado, entre otras cosas, porque buena parte de ellos corresponde a empresas proveedoras de la construcción, que se han hundido con la misma prisa que el propio segmento promotor.

Y todo ello después de que Catalunya Banc (CX), entidad liderada por Adolf Todó (en la imagen) cerrara el traspaso de sus activos tóxicos a la SAREB.

Resultado: más dilación en el proceso y más exigencias por parte de las entidades postoras, con Santander y BBVA a la cabeza, pero donde también están concernidas Popular, Sabadell y Kutxabank, está última alidada con el fondo JC Flowers. Por cierto, que JC sí está dispuesto a hacer con la mayoría, sólo que no le deja el Banco de España.

No el Deutsche Bank, porque los alemanes se retiraron de la puja tras recibir una orden taxativa de la central germana: nada de bancos españoles, España es todavía un país oscuro y sospechoso de corrupción. Lo cual tiene una cierta coña, dado que estamos hablando de un banco, el Deutsche, salvado por el Gobierno alemán de sus propios agujeros y de la compra por parte de un extranjero.

La pregunta es: tras el nuevo y desagradable descubrimiento, ¿podrá el Ministerio mantener su criterio de que no más esquemas de protección de activos (EPA), que es lo que solicitan los candidatos Parece difícil.

Eulogio López

[email protected]