La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha obligado al hospital Blanca Paloma de Huelva, concertado, a retirar una sonda nasogástrica a una paciente del centro en aplicación de la Ley de Muerte de Digna

 

La Junta de Andalucía tiene vigente desde marzo de 2010 la Ley de Muerte Digna que el candidato Rubalcaba quiere ampliar para toda España. Para mostrar las "bondades" de la ley, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha obligado al hospital Blanca Paloma de Huelva, concertado, a retirar una sonda nasogástrica a una paciente, Ramona Estévez, que se encuentra hospitalizada desde el pasado 26 de julio por un infarto cerebral al parecer irreversible.

Su hijo, en un acto de gran cariño por su madre, solicitó al centro que le retiraran la sonda ya que a su entender, "la habían convertido en una máquina". Ahora es la consejería de Salud la que obliga, lean bien, obliga a los médicos del centro hospitalario a retirarle la sonda. Quizás debería darle las herramientas a su hijo para que fuera él quien desconectara la máquina, en vez de obligar a un médico del centro a hacerlo. ¿Lo hará si ningún médico quiere hacerlo?

Lo más llamativo del caso es que todo ha sucedido sin que nadie diga nada. Por casos parecidos en Italia, incluso el presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, intervino para intentar salvar la vida de Eluana Englaro con un decreto que obligara a continuar con el tratamiento, pero fue en vano. Mientras en nuestro país, silencio. ¿Es esta la muerte digna que se quiere practicar en España? Pues el candidato Rubalcaba ya ha dicho que en medio del caos económico que vive nuestro país, ésa será su primera ley si sale elegido. Así pues, recomendamos a todos los españoles que se hagan amar por sus familiares y que no tengan ningún percance que les deje en estado comatoso, porque papá-Estado puede creer que ya es uno un inútil y apagar las máquinas. Nunca mejor dicho, que Dios nos pille confesados.

Juan María Piñero

[email protected]