La compañía, controlada por el grupo chino Geely, sube más de un 6% en bolsa tras superar las previsiones del mercado. Volvo está de enhorabuena. Durante los nueve primeros meses del año ha ganado 1.697 millones de euros, un 95% más, y ha registrado una subida de las ventas del 11%, hasta alcanzar los 25.240 millones. La clave del fabricante sueco controlado por el grupo chino Geely desde 2010, ha estado en la división de camiones, la principal de la marca, que ha experimentado un aumento de los pedidos del 21%, hasta los 162.842 vehículos, y una subida en las entregas del 2%, hasta las 142.588 unidades. Andrés Velázquez [email protected]