Han sido capturado como prisioneros en pueblos cercanos donde combaten los yihadistas y las fuerzas kurdas

Los terroristas del Estado Islámico han secuestrado a 90 personas de aldeas cristianas asirias en la provincia de Al Hasaka, en el noreste de Siria, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido. Los prisioneros fueron capturados en los pueblos de Tal Shamiram y Tal Hurmuz, cerca de la población de Tal Tamr, donde se registran combates entre los yihadistas y las fuerzas kurdas, informa Efe.

Ahora solo cabe pedir oraciones por ellos, porque el destino que les espera, posiblemente, sea el martirio.

En Al Hasaka habita la mayor parte de los asirios de Siria, un grupo étnico de mayoría cristiana, que también vive en Irak y Turquía. Antes del inicio del conflicto, en marzo de 2011, había unos 120.000 asirios en Al Hasaka, de los que la mayoría ha escapado a países vecinos de Siria.

Por otro lado, al menos 14 miembros del EI murieron por los bombardeos de la coalición internacional en áreas próximas a Tel Hamis, en la periferia de la ciudad de Qameshli, también en Al Hasaka. En esa provincia habita la mayor parte de los asirios de Siria, un grupo étnico de mayoría cristiana, que también vive en Irak y Turquía.

Antes del inicio del conflicto, en marzo de 2011, había unos 120.000 asirios en Al Hasaka, de los que la mayoría ha escapado a países vecinos de Siria. El secuestro de los asirios coincide con una ofensiva de las Unidades de Protección del Pueblo -milicias kurdo sirias- para arrebatar al EI zonas ricas en petróleo y gas de Al Hasaka. Los choques se concentran en áreas que abarcan desde el extrarradio sureño de Qameshli hasta la frontera con Irak, así como en las inmediaciones de Tal Tamr.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]