La medida nacional está en el 76% y el objetivo de la Agenda 2020 es alcanzar ese año el 100%.  España funciona a dos velocidades en la cobertura de banda ancha de nueva generación (fibra óptica). En Extremadura y Castilla-La Mancha, en concreto llega al 48,44% y 50,92%, muy lejos de la media nacional, del 76%, mientras que en Madrid y el País Vasco el porcentaje asciende al 96,14% y 93,58%, respectivamente. El objetivo del Gobierno, según explicó el presidente Rajoy el viernes, 29 de diciembre, es que fibra óptica alcance al 85% de la población y, si es posible, a todas las localidades y pueblos. A las dos comunidades mejor situadas sigue las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta, con el 100% y 86,88%, y Cataluña, con el 83,16%. La situación actual es muy distinta a la de 2011, cuando la fibra óptica llegaba al 10% de la población. El objetivo de la UE, contenido en la Agenda 2020, es que alcance al 100%. Desde 2013, en concreto, se han lanzado 380 proyectos que dar servicio fuera de los núcleos urbanos que han dado cobertura a 6,2 millones de habitantes en 4.064 puntos geográficos más aislados, como pedanías y otras agrupaciones de habitantes más aislados. Andrés Velázquez [email protected]