Los interés negativos han sido aún más elevados que en la subasta previa. El Tesoro Público español ha colocado 2.934 millones de euros en letras a tres y nueve meses a un interés negativo, que en esta ocasión ha sido aún más elevado que en la subasta previa, por lo que España cobra todavía más a los inversores por comprar su deuda. En concreto, de los 2.934 millones de euros adjudicados, 2.373 millones han correspondido a las letras a nueve meses, que han salido a un interés marginal negativo del 0,064 % frente al -0,014 % aplicado en la puja previa celebrada el pasado 26 de febrero. Otros 561 millones de euros han sido en letras a tres meses, que también se han adjudicado a un interés marginal negativo del 0,278 %, también superior al -0,196 % anterior. En cuanto a la prima de riesgo, se situaba en los 121 puntos, y una rentabilidad del 1,50%. José Ángel Gutiérrez [email protected]