La persecución sufrida por los cristianos en Irak no sólo es el resultado del fundamentalismo islámico. La persecución sufrida por los cristianos en Irak no sólo es el resultado del fundamentalismo islámico, que alcanzó su apogeo con el Estado Islámico, sino que también responde a cálculos políticos y proyectos de desintegración de Oriente Medio que se remontan a los años 50. Esto es cuanto el arzobispo de los latinos en Bagdad, Mons. Jean Benjamin Sleiman, señaló en una reunión celebrada en la sede del Parlamento Europeo recientemente, informa Asia News. "La política internacional contribuye a la inestabilidad y empuja a las acciones extremistas y la persecución", afirmó. "Incluso mirando superficialmente Irak no se puede no ser consciente de la "limpieza -étnico- confesional", añadió. En las persecuciones se ven los ejecutores, pero también están los instigadores y patrocinadores que no se ven. Responden a los proyectos políticos y no son sólo el resultado de la llama de la intolerancia religiosa. Para Mons. Sleiman, con la violencia contra los cristianos se está implementando un programa de desintegración de Irak y el Medio Oriente. Se debe detener la violencia, la restauración a los cristianos de su ciudadanía plena, reafirmar el Estado como garante de la convivencia. El encuentro, titulado "La persecución de los cristianos en el mundo" fue preparado por el grupo intercultural del Partido Popular Europeo venciendo la resistencia  de algunos sectores laicistas (y anti-cristianos) del Parlamento Europeo. Entre los diputados que más querían esta reunión incluirá Teresa Jiménez-Becerril Barrio (España); Hölvényi György (Hungría); Jan Olbrycht (Polonia). Entre los oradores también estuvo Hocine Drouiche, vicepresidente de la Conferencia de Imanes de Francia; el Rabino Avi Tawil, director del Centro Comunitario Judío Europeo en Bruselas; el p. Andrzej Halemba de Ayuda a la Iglesia que sufre; el director de AsiaNews, p. Bernardo Cervellera. José Ángel Gutiérrez [email protected]