• El Papa, muy preocupado por la situación del país, envía una carta a Nicolás Maduro.
  • Francisco ya se ha referido al pueblo venezolano por "las difíciles condiciones en las que vive".
  • Y ha pedido por "los que tienen en sus manos el destino del país, para trabajar por el bien común, buscando el diálogo y la colaboración con todos".
Venezuela se cubaniza. Que en resumen quiere decir que cada vez es más pobre. El presidente del país, Nicolás Maduro, anunció el sábado un incremento del salario mínimo en un 30 por ciento a partir del próximo mes, en un país que lucha contra una fuerte inflación -la inflación calculada por el Banco Central de Venezuela durante 2015 ascendió al 180%- que ha destruido el poder adquisitivo de los venezolanos, publicó Reuters. A partir del 1 de mayo, el salario mínimo será de 15.051 bolívares mensuales, 1.505 dólares a la tasa oficial más alta pero apenas 13,50 dólares al cambio en el mercado negro. Maduro también incrementó el bono mensual de alimentación a 18.585 bolívares (cerca de 17 dólares en el mercado paralelo). Casi 30 dólares que lo convierten en el más bajo de Hispanoamérica. No es de extrañar que el Papa Francisco enviase en los últimos días una carta personal al presidente venezolano, Nicolás Maduro, en atención a la grave situación que atraviesa el país, según reveló el portavoz vaticano Federico Lombardi, recoge Infobae. El portavoz respondió a una consulta enviada por Il Sismografo, un blog italiano que reúne información sobre la actividad de la Iglesia Católica, y reveló que el Papa "está siguiendo de cerca los acontecimientos y la participación de Venezuela". Además, recordó la mención que realizó Francisco durante una ceremonia de celebración de Pascua. En dicha oportunidad, el Sumo Pontífice resaltó: "El mensaje de Pascua siempre está proyectando más sobre el pueblo venezolano en las difíciles condiciones en las que vive, y sobre los que tienen en sus manos el destino del país, para trabajar por el bien común, buscando el diálogo y la colaboración con todos". Lombardi también reconoció que "la gravedad de la situación" fue puesta de manifiesto con el comunicado emitido el último miércoles por los obispos de Venezuela, quienes pedían que se permite "traer alimentos, medicinas y otros insumos necesarios, provenientes de ayudas nacionales e internacionales", para hacer frente a la escasez que azota a país. "Nunca debemos ser ciudadanos pasivos y conformistas, sino sujetos conscientes de nuestra propia y calamitosa realidad", agregaba el mensaje del Episcopado. José Ángel Gutiérrez [email protected]