• El opositor propone que la nueva Asamblea Nacional haga una "ley candado" para que el Gobierno chavista deje de "regalar" recursos para "comprar lealtades" internacionales.
  • Además, plantea "normas que "reviertan" los procesos de expropiación de empresas que se han hecho durante la "revolución bolivariana".
En Venezuela comienzan los problemas políticos para el presidente Nicolás Maduro tras perder las elecciones legislativas que dieron lugar a un nuevo Parlamento conformado por 112 legisladores de oposición y 55 del chavismo. El opositor Henrique Capriles (en la imagen) propuso que la nueva Asamblea Nacional haga una "ley candado" para que el Gobierno de Nicolás Maduro deje de "regalar" los recursos del Estado para "comprar lealtades" internacionales, publica DW. Capriles pidió que "esos dólares que se regalan a otras naciones por razones de conveniencia política deben destinarse para comprar comida y medicinas para el pueblo en esta difícil situación" por la que pasan los venezolanos. Para el también gobernador del céntrico estado Miranda, "hay que parar la diplomacia petrolera" pues, a su juicio, el Gobierno utiliza los ingresos por concepto de la venta de hidrocarburos para "comprar lealtades a su favor" y no en beneficio de los venezolanos. "Con la 'ley candado' se impedirán acuerdos internacionales que van en detrimento del país, que son onerosos para las finanzas nacionales", indicó al asegurar que los compromisos internacionales del país ascienden a los 10.000 millones de dólares. El reelegido diputado opositor Tomás Guanipa también dijo hoy que ese nuevo Parlamento promoverá "normas que "reviertan" los procesos de expropiación de empresas que se han hecho a lo largo de la llamada "revolución bolivariana". La principal patronal venezolana, Fedecámaras, aseguró a principios de este año que desde 1999 hasta 2015 han sido expropiados "más de 1.400 establecimientos industriales", la mayoría de los cuales no están produciendo. Andrés Velázquez [email protected]