• China Mobile vale más que Telefónica, Deutsche Telekom, British Telecom y France Telecom juntas.
  • Y juntas, las norteamericanas Verizon y AT&T valen más que las cinco grandes del sector en Europa.
  • Todo como resultado de la política de competencia en Europa.

No es broma: las telecos europeas están bajo la amenaza -de compra, se entiende- de los gigantes norteamericanos y, por qué no, de la mayor compañía del mundo, China Mobile.

Las cifras lo dicen todo. El gigante asiático vale 255.000 millones de dólares. La capitalización de las dos grandes operadoras de Estados Unidos, Verizon y AT&T, es de 199.000 millones y 175.000 millones respectivamente.

Comparen ahora con las multinacionales europeas. La mayor, Vodafone, vale 91.000 millones de dólares; Deutsche Telekom, 73.000 millones; Telefónica, 66.000 millones de dólares, British Telecom, 50.000 millones y France Telecom, 45.000 millones. Y estamos hablando de las cinco grandes de Europa.

Las combinaciones son múltiples. Por ejemplo, si juntáramos Telefónica, DT, BT y FT (234.000 millones en total), no llegaríamos a los 255.000 millones de la asiática que, para que se hagan una idea, en 2008 contaba con 280 millones de abonados y crecía a un ritmo de 3 millones de clientes… al mes.

Pero la verdadera amenaza, al menos de momento, está en Verizon y AT&T. Recuerden cómo la segunda ya intentó hacerse con Telefóncia, de la mano del expresidente Aznar. Y es que juntas, las dos telecos valen 374.000 millones de dólares, más que las cinco grandes europeas (325.000 millones), incluida Vodafone.

Y todo, como consecuencia de la política de competencia en Europa, dirigida hacia la atomización del sector. Así, mientras en Estados Unidos hay cuatro o cinco operadoras, en Europa el número llega hasta 200.

El sector no para, ni en el viejo continente ni al otro lado del Atlántico. A los últimos movimientos corporativos en Reino Unido se une el protagonizado este lunes por AT&T en México, donde ha adquirido Iusacell al grupo Salinas, por 2.500 millones de dólares.

No nos engañemos. La globalización de la economía conlleva, entre otras cosas, menos empresas y más grandes. También en este sector.

Pablo Ferrer

[email protected]