• Tras la venta a futuro, la salida de Repsol está asegurada.
  • Y la reconversión sigue en marcha hacia concesiones, servicios e industrial.
  • Sacyr, como las demás compañías del sector: el negocio internacional ya es el 55% del total.
  • La mejor noticia: la cifra de negocio aumenta un 15,6% y alcanza los 786 millones de euros.
  • Aunque el beneficio hasta marzo cae un 26,5% por las menores plusvalías.
Aunque ya ha pasado lo peor, el saneamiento de Sacyr continúa. Y en ese contexto, la aportación de la participación en Repsol sigue superando al beneficio del primer trimestre. Hablamos de 55 millones de euros frente a los 45,7 millones del beneficio antes de impuestos, según la nota remitida este lunes por la compañía. Lo que está claro es que la asfixia financiera que suponía el crédito vinculado a las acciones de Repsol ya no existe, desde que Sacyr vendiera esos títulos a futuro en el mes de abril. Sin la atadura financiera, Sacyr continúa con su reconversión hacia concesiones, servicios e industrial, sin olvidar construcción, cuya cifra de negocios aumentó un 3,9%, hasta los 350 millones de euros. La peor parada ha sido concesiones, con un 0,6% menos de cifra de negocios. No obstante, la mejor noticia es, precisamente, el aumento de la cifra de negocio, que aumentó un 15,6% y alcanzó los 785 millones. Aunque el beneficio cayó un 26,5% debido a las menores plusvalías. Sea como fuere, Sacyr se parece cada vez más al resto de empresas del sector: el negocio internacional ya representa el 55% del total. Pablo Ferrer [email protected]