• Pero siguen pendientes las tres grandes decisiones que debe tomar Pallete: Alemania, Reino Unido y Brasil.
  • El grupo gana 2.349 millones de euros hasta septiembre, el 9,6% más.
  • Reduce el apalancamiento en 1.265 millones (un 4,8%), hasta 47.222, gracias a la generación de caja y con menos deuda neta.
  • Las alegrías llegan de Brasil, el país en el más crece (13,6% más), pero el que más inversiones plantea.
  • También necesita invertir en fibra en Alemania, donde ingresa un 3,1% menos y en Reino Unido (-6,4%).
  • En España, el 'Paquete Fusión' impulsa el negocio un 9,5%, pero cae un 26,9% en terminales móviles
  • Telefónica confirma el dividendo y los objetivos para el año, pero los inversores piden más: cae en bolsa (-0,55%) con un Ibex al alza ( 1,9%).

Álvarez-Pallete es un tipo activo en las redes sociales (@jmalvpal), y fuera de ellas. Su afición por el deporte -es un gran corredor- es algo evidente, y parece tener un reflejo en el proceso de reestructuración del negocio de Telefónica, con un efecto directo en la cuenta de resultados y en la estructura patrimonial. Y no parece tener miedo al cambio, sobre todo porque siempre necesario. La reacción en bolsa, a pesar de que se confirma el dividendo y los objetivos del año, pero los inversores piden más. La reacción en bolsa ha sido a la baja (-0,55%), con un Ibex claramente alcista ( 1,9%). Con los resultados hasta septiembre muestran un beneficio de 2.349 millones de euros, un 9,6% más, si bien los datos del tercer trimestre evidencian una caída del 14,7%. Los ingresos experimentan una leve mejoría, con un aumento del 1,4% a efectos contables, recogiendo el efecto tipo de cambio y modificaciones del perímetro de consolidación. En total, 38.846 millones. Si descartamos el efecto de las anteriores variables, el aumento sería del 2,9%, un poco más. Estos datos derivan en un efecto directo en la cuenta de resultados. El resultado bruto de explotación antes de amortizaciones mejora un 2,9%, un 3,8% en términos orgánicos, descartando el efecto de las variables anteriores. Por otra parte, el resultado operativo queda en 5.143 millones, un 7,1% más en términos de reporting y un 11,2% más en términos orgánicos. El balance, que hace años evidenciaba un peso importante del endeudamiento, refleja la clara política del grupo de reducir su apalancamiento, gracias a la capacidad de generación de caja y a la reducción de su deuda neta. Es el debate en el seno del grupo, obligado a optar entre reducir su apalacamiento o invertir para crecer, sobre todo en tres plazas fuertes, Brasil, Alemania y Reino Unido, ¿Avance o retroceso? Esas es la alternativa, dicho de otro modo, con dos saldos posible: deuda desbordada o contención. En términos interanuales, el endeudamiento se reduce un 4,8%, hasta 47.222 millones de euros, 1.265 menos que en el primer semestre de este año. La deuda financiera neta desciende en 1.373 millones gracias a los flujos libres de caja (3.226 millones, un aumento de 39,2 millones), al flujo de caja operativo, con una mejora del 8,9%, y la reducción de la deuda neta en divisas, 514 millones de euros. La venta parcial de Telxius permitirá acelerar la reducción de deuda en 1.275 millones adicionales dejando la cifra final al cierre de año en 45.947 millones al menos. Importante cambio de estructura patrimonial a corto plazo y todo un camino marcado por el grupo. Con estos datos, Telefónica confirma dividendo y los objetivos anunciados para el año, con un crecimiento esperado de los ingresos del 1,5%, y un crecimiento del resultado bruto de explotación del 1%. La retribución del accionista pasaría por mantener un dividendo de 0,2 euros por acción en diciembre, tras el pago en junio de una cifra similar. No obstante, y así lo hemos señalado previamente, la actividad en el tercer trimestre experimenta una cierta debilidad. Según la empresa, se ha visto afectada de manera importante por los cambios regulatorios, en especial el fin del roaming, lo que derivó en una caída de sus resultados del 14,7% de julio a septiembre. Los ingresos se redujeron en un 2,5% en términos de cuentas intermedias, un aumento, sin embargo, del 4% en términos orgánicos, hasta 12.754 millones. Si no hubiera sido por el cambio en la regulación, los ingresos orgánicos habrían aumentado hasta un 5,3%, dice el grupo. Si analizamos el comportamiento por mercados, los ingresos entre enero y septiembre sólo han experimentado crecimiento en Brasil (un 13,6% más, hasta cifras de 9.128 millones de euros) e Hispanoamérica (un 2,8% más). Seguir creciendo en Brasil, no obstante, exige grandes inversiones para llevar la fibra al Amazonas, por ejemplo, algo que también plantea México, pero donde ese esfuerzo no compensa. En España, la actividad cae un 1,7% hasta 9.410 millones; en Alemania, un 3,1%, y en Reino Unido, un 6,4%, por efecto del tipo de cambio. En España, Telefónica se apoya en lo que llaman Paquete Fusión, que impulsa el negocio un 9,5%, hasta los 3.334 millones. En el negocio de los terminales móviles se ha producido una caída del 26,9%. Todo ello ha derivado en una caída de su resultado de explotación es España del 4,5%, hasta los 3.731 millones desde enero. De todos modos, y pese a los peros, Álvarez-Pallete parece contento. Cree tener el tono muscular adecuado para afrontar los cambios de Telefónica en el futuro, marcando un paso firme hacia la consecución de los objetivos estratégicos para este curso y para los siguientes. La transformación digital es una evidencia que el grupo debe afrontar, sobre todo reestructurando su balance y facilitando una forma de comunicación con sus clientes mucho más eficiente. No olvidemos que el sector tecnológico supone el 4,5% del PIB y genera más de 400.000 empleos. España es líder en fibra óptica hasta el hogar, una cantidad superior a la suma de la existente entre Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. Sólo nos supera Japón y Corea. Rodrigo de Silos [email protected]