• Según Verónica Pérez, a quien nadie conoce,  ahora es ella "la única autoridad" del PSOE, pero César Luena no le deja pasar de la entrada.
  • Los fieles a Sánchez en la Comisión Ejecutiva no quiere ni oír hablar de una gestora: quieren un congreso extraordinario.
  • Igual tienen que llamar a Ada Colau, que tanto sabe de hipotecas, para que solucione el problema.
Los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE que permanecen fieles a Pedro Sánchez han comenzado una reunión a las 11.30 horas de este jueves para analizar la situación creada en el partido tras la dimisión de los otros 17 componentes que defienden el cese del secretario general, informan agencias. Y el caos es total mientras la sede de Ferraz se ha convertido en un fortín y Sánchez se ata al sillón. De los 18 miembros de la dirección que están con Sánchez, se han ausentado dos, la secretaria de Igualdad del PSOE y consellera de Sanidad del Gobierno valenciano, Carmen Montón, y la secretaria general del PSOE de Cantabria, Eva Díaz Tezanos. Montón ha justificado su ausencia en que iba a "mantener la agenda institucional" y las reuniones que tenía hoy previstas en la Comunidad Valenciana. La intención de la Ejecutiva sanchista es celebrar un Comité Federal el sábado con el propósito de debatir la convocatoria de un congreso extraordinario para elegir a una nueva dirección, como explicó ayer, miércoles, el secretario de Organización del PSOE, César Luena. La Ejecutiva descarta la creación de una gestora y aboga por celebrar un Congreso Federal extraordinario que reorganice y elija nueva Ejecutiva y nuevo líder socialista. sanchezhundimiento Según mencionó este miércoles Luena, los Estatutos del PSOE dicen en su artículo 36.o que el Comité Federal es el encargado de convocar un congreso extraordinario cuando haya dimitido el secretario general o la mitad más uno de los miembros de la Comisión Ejecutiva. Sin embargo, también este jueves, a las puertas de la sede del PSOE en Ferraz, la presidenta de la Mesa del Comité Federal, Verónica Pérez, y mano derecha de Susana Díaz, aunque nadie le conoce, ha pedido a Pedro Sánchez "dignidad, responsabilidad y sentido común" para que "no se atrinchere en Ferraz con maniobras estaturias". Claro, no le han dejado ni entrar en Ferraz y ha tenido que decir, pero en la calle, que "en el PSOE ahora mismo la única autoridad soy yo, les guste o no". Es decir, una guerra civil en toda regla en la que ambos bandos se disputan la legitimidad para asumir el poder. ¿Quién ganará? Veremos… Andrés Velázquez [email protected]