• Y si el PSOE exige su cese como condición para la investidura, ya está buscando el apoyo del PNV.
  • El PP busca ahora al PNV y al canario Pedro Quevedo.
  • Y el hecho de que el PNV haya pedido el escaño 28 ofrece una posibilidad.
  • Mientras, continúa el paripé de Susana. Tras defenestrar a Sánchez ahora presume del no a Rajoy.
  • Los críticos temen ahora a un Sánchez en primarias.
  • Y a un Sánchez deseoso de unas terceras elecciones. No hay tiempo para un candidato que no sea él.
Ya lo decía Javier Fernández, la cara más simpática del PSOE, presidente de la Comisión Gestora, salido del barriobajero Consejo Federal del pasado sábado: "Yo tampoco quiero a Rajoy pero no sé por qué me da que Rajoy no quiere irse". Para entendernos, Pedro Sánchez ha logrado dividir al PSOE como nunca lo había estado antes. Insiste en unas primarias y cree que podría ganarlas y convertirse en el candidato del PSOE a La Moncloa. De ahí su apelación a la militancia en sus envenenados tuits de la mañana de este lunes. En plata: que no puede haber primarias, para que no las gane Pedro Sánchez, ni terceras elecciones porque el PSOE no tiene candidato. Y luego está el paripé Susana Díaz: tras dar un golpe de mano para echar a Sánchez, ha roto el partido en dos y ahora asegura, junto a sus compañeros o barones regionales, los mismos que han tumbado a Sánchez, que no está dispuesta a abstenerse en la investidura de Rajoy. ¿Entonces? Para este viaje no hacían falta esas alforjas. Ahora bien, en la trinchera de enfrente, la respuesta ya viene dada. La solución para que el PSOE saliera del atolladero y para que Ciudadanos sobreviviera era el "sí al PP, no a Mariano". Pues perded toda esperanza, muchachos. Rajoy ha dicho que él no se va y punto. La más desilusionada es Soraya, pero esto no viene al caso. Luego hay que contar con Rajoy y entonces en el PSOE se quedan descolocados y el paripé Susana Díaz nos enseña sus vergüenzas. No, Rajoy no se va y ante la posibilidad de que no obtenga ni una sola abstención del PSOE, don Mariano se ha vuelto hacia el PNV quien, además, ahora podría necesitar al PP para gobernar en Vascongadas. Incluso hay juristas del partido que ya están analizando si es posible ser investido con 175 votos, aunque haya 175 noes. Y en cualquier caso, siempre se puede recurrir al diputado isleño Pedro Quevedo, de Nueva Canarias. En cualquier caso, en Moncloa ya no buscan al PSOE sino al PNV. Y Rajoy no se va. Continúa pensando en una legislatura de dos años pero ahora mismo no se va. Eulogio López [email protected]