• El partido independentista y populista llevará la propuesta al pleno del viernes, donde el PSC podría ser un "obstáculo".
  • Los socialistas catalanes no están por la labor de cambiar el modelo de gestión, aunque todo puede pasar…
  • El PSC es el socio de gobierno de Colau y no estaría bien romper el pacto, además ya tiene bastante lío con el PSOE.
  • Ahora la gestión es mixta: se encarga Aigües de Barcelona (Agbar, Criteria y Área Metropolitana de Barcelona).
  • La AMB -agrupa a 24 municipios- no es baladí porque el poder de la izquierda está en los ayuntamientos.
La CUP, al igual que otros partidos de la nueva izquierda (Podemos y sus múltiples marcas blancas), pretende remunicipalizar el agua. En concreto, quiere hacerlo en Barcelona, pero 'pasa' del elevado coste (más de 600 millones de euros) y de los empleados, que entrarían en la plantilla municipal con una fórmula cuanto menos curiosa (fijos interinos). No es más que un debate puramente ideológico, pues no hablamos de agua, sino de su gestión. Un tema que no preocupa al ciudadano lo más mínimo, pues lo único que quiere es que el servicio funcione bien. Por tanto, ¿si algo funciona, por qué cambiarlo? Simplemente porque los chicos de la CUP quieren anotarse un tanto y ya se sabe que, como dice el refrán, cuando el diablo no tiene que hacer, con el rabo espanta moscas. El partido independentista catalán, populista y de extrema izquierda llevará la propuesta al pleno municipal del próximo viernes, donde el PSC podría ser un "obstáculo". Los socialistas catalanes, en principio, no están por la labor de cambiar el modelo de gestión del agua, aunque todo puede pasar… Recuerden que el PSC es el socio de gobierno de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona y no estaría bien romper dicho pacto. Además, en estos momentos, ya tiene bastante lío con el PSOE como para sumar otro. La CUP quiere que el consistorio barcelonés fije el calendario de remunicipalización del agua, es decir, que la gestión sea al 100% pública). Los primeros pasos serían crear una comisión de estudio con presupuesto y organizar una audiencia pública…ya saben que a los chicos de la nueva izquierda les gusta mucho eso del debate ciudadano. Pero la CUP no es la única que se ha planteado remunicipalizar el agua, también lo han hecho otros partidos (Podemos y sus múltiples marcas blancas, PSOE, IU…). Conviene destacar que en España hay tres modelos de gestión del agua: público, mixto y privado. Precisamente, Barcelona constituye un ejemplo de gestión mixta, a través de la empresa Aigües de Barcelona. En su accionariado encontramos a: Agbar (70%), que pertenece a la multinacional francesa Suez Environment; Criteria (15%) y Área Metropolitana de Barcelona (15%). Esta última, que agrupa a 24 municipios y cuatro millones de habitantes, no es baladí porque el poder de la izquierda está en los ayuntamientos. Paralelamente, a pesar de que la gente se suele quejar de lo cara que es el agua, en Barcelona no llega a representar el 40% de la factura, el resto son impuestos, cánones… Por tanto, apenas tiene un peso del 1% en la economía familiar. Cristina Martín [email protected]