• La emergencia fue declarada en 2015, año en que el zika fue registrado por primera vez en Brasil.
  • Entonces, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también declaró emergencia sanitaria internacional en febrero de 2016.
  • Momento que fue aprovechado también por el Nuevo Orden Mundial (NOM) para fomentar el aborto como 'solución' a la crisis.
El Gobierno brasileño declaró el fin de la emergencia sanitaria nacional que había anunciado en noviembre de 2015 por el entonces rápido crecimiento de los casos de zika y, consecuentemente, del nacimiento de bebés con microcefalia, según Infobae. El levantamiento de la emergencia fue determinado por la fuerte caída en el número de casos de zika y de microcefalia en lo que va de 2017 y porque la epidemia, pese a aún tener impacto sobre la salud pública, ya no es un "hecho inesperado o fuera de lo común". Brasil, según un comunicado del Ministerio de Salud, "ya no llena los requisitos exigidos para mantener el estado de emergencia", que son, básicamente, que el impacto de la epidemia sobre la salud pública sea inesperado, fuera de lo común o con riesgo de propagación internacional. Brasil fue uno de los países más afectados en todo el mundo por la propagación del zika y por el salto en el número de bebés que nacieron con microcefalia y otras anomalías por causa del virus. La emergencia fue declarada en 2015, año en que el zika fue registrado por primera vez en Brasil, luego de que las autoridades descubrieran una relación directa entre el contagio de la enfermedad entre mujeres embarazadas y un fuerte aumento del número de casos de bebés nacidos con microcefalia y otras anomalías. Entonces, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también declaró emergencia sanitaria internacional en febrero de 2016 por la rápida propagación del zika, aunque también ya la levantó, en noviembre pasado. Momento que fue aprovechado también por el Nuevo Orden Mundial para fomentar el aborto como 'solución' a la crisis del zika. Porque el NOM no pierde ocasión para divulgar propuestas que atenten contra la ley naturalAndrés Velázquez [email protected]