• González Soler, empresario y propietario del grupo Alibérico, nuevo presidente de Ifema.
  • En su momento se enfrentó a Arturo Fernández en Ceim.
  • Pertenece a la Junta Directiva del Instituto de Empresa Familiar, es vicepresidente de Ceim y miembro del Comité Ejecutio y de la Junta Directiva de la CEOE.
  • Con su entrada, sale la vieja guardia del ferial, con Luis Eduardo Cortés a la cabeza.
  • Queda por saber quién será el sustituto del todavía director general, Fermín Lucas.
Ifema está participada por la Comunidad de Madrid (31%), el Ayuntamiento (31%), la Cámara de Comercio (31%) y por la Fundación Montemadrid -antigua Caja Madrid-, que posee el 7% restante. Es decir, para la toma de decisiones es imprescindible que Comunidad -Cristina Cifuentes- y Ayuntamiento -Manuela Carmena- se pongan de acuerdo. Es lo que ha sucedido para cerrar el nombramiento del nuevo presidente de la institución, el empresario y propietario del grupo Alibérico, Clemente González Soler (en la imagen). Su trayectoria profesional es impecable: comenzó en 1972 como becario de la Empresa Nacional de Aluminio (Endasa). Cuatro años después fue ascendido a responsable de ingeniería y en 1981 fue nombrado director de Marketing y Comercial. En 1983 decidió abandonar la compañía y crear su propia empresa, Iberalum, que actuaba como agente comercial de fábricas de productos de aluminio extranjeras en España. En 1990 la multinacional canadiense Alcan compró su empresa, en la que se quedó como presidente en la división ibérica, además de mantener el 20% del capital. En 1996 decidió cambiar nuevamente de aires y volvió a fundar otra empresa que, a la postre, se convirtió en el actual Grupo Alibérico. En su momento, González Soler se enfrentó a Arturo Fernández en Ceim. De hecho, el nuevo presidente de Ifema pertenece a la Junta Directiva del Instituto de Empresa Familiar, es vicepresidente de Ceim y miembro del Comité Ejecutivo y de la Junta Directiva de la CEOE. La entrada de González Soler supone la salida definitiva de Ifema de la vieja guardia, con Luis Eduardo Cortés a la cabeza, que abandonó la institución a principios del mes de mayo ante la inminente entrada en vigor de los nuevos estatutos. Ahora queda pendiente conocer quién será el sustituto del director general, Fermín Lucas. Será el único puesto remunerado y la selección la está realizando una empresa de caza talentos entre profesionales de prestigio con experiencia el el sector. Lo cierto es que Ifema necesita una urgente reactivación. Antes de la crisis, logró superar a Barcelona como organizador de congresos, pero las dificultades económicas hicieron mella en su actividad. Aún así, hay que reconocerle al anterior equipo que lograra dar beneficios todos los años -pequeños, eso sí- a pesar de no contar con ayudas públicas, con las que sí cuenta Barcelona y con las que logra, por ejemplo, que el Congreso Mundial de Móviles se siga celebrando allí. Pablo Ferrer [email protected]