• La barbarie yihadista también se financia con la venta de órganos humanos: 10.000 euros "por cabeza".
  • Una vez asesinadas, las víctimas son trasladadas a un hospital donde se les extraen los órganos -corazón, pulmones, hígados, etc- que, posteriormente, son vendidos.
  • El Estado Islámico pretende extender también el terror al mar, al atacar un buque militar egipcio.
El terror yihadista sigue vigente en Nigeria, por culpa de la secta Boko Haram. Este viernes, al menos 50 personas han muerto por un doble atentado suicida durante la oración del Eid en la localidad de Damatru, en el noreste del país. Y en un ataque de ayer jueves contra un mercado local de Gombe, al noreste, otras 49 personas perdieron la vida y más de 70 personas resultaron heridas. El atentado se produjo mediante la inmolación de dos personas en distintos puntos del mercado. Mientras, hoy viernes ha publicado La Razón una noticia que ahonda en la brutalidad y la falta de escrúpulos de los yihadistas del Estado Islámico. Según fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, son seis las vías con las que obtienen ingresos: venta del patrimonio cultural y artístico que previamente han «destruido»; los «recursos naturales», principalmente, la venta del petróleo; las «limosnas» que reciben de sus oponentes religiosos, es decir, de aquellos que mantienen una interpretación coránica muy distinta de la de los suníes; las donaciones de millonarios que quieren ver hecho realidad su «sueño» de un califato islámico; los saqueos, sobre todo a bancos, y la venta de órganos que extraen a los que han asesinado. Sobre esta última cuestión, las fuentes consultadas por La Razón coinciden en que los terroristas del EI obtienen un «beneficio» de cada asesinato de unos 10.000 euros. Una vez perpetrados los asesinatos, las víctimas son trasladadas a un hospital donde se les extraen los órganos –corazón, pulmones, hígados, etcétera– que, posteriormente, son vendidos a familias pudientes que están a la espera de recibir un trasplante de para cualquiera de sus miembros. Y a todo esto, los yihadistas también quieren extender el terror al mar. Porque una filial de Estado Islámico en Egipto -Wilayat Sina (Provincia del Sinaí)- ha reivindicado un ataque contra un buque de la Armada egipcia en el mar Mediterráneo. Según el comunicado de la propia organización, habrían muerto todos sus ocupantes. Sin embargo, según el Ejército egipcio el buque registró un incendio pero no se produjeron víctimas. José Ángel Gutiérrez [email protected]