• La deuda de la principal compañía de telefonía fija y cuarto proveedor de telefonía móvil de Brasil asciende a 17.000 millones de euros.
  • Los problemas económicos y políticos del país también han influido.
Oi, la principal compañía de telefonía fija y cuarto proveedor de telefonía móvil de Brasil, presentó ayer la mayor solicitud de protección por bancarrota en la historia del país, después de que se haya quedado sin tiempo para reorganizar sus operaciones y reestructurar deuda por valor de 17.000 millones de euros (65.400 millones de reales), informa Reuters. La decisión de solicitar la bancarrota ocurre dos meses después de que Oi y varios acreedores iniciaran negociaciones para reestructurar cerca de 50.000 millones de reales en deuda con bancos y tenedores de bonos (unos 13.000 millones de euros). Las negociaciones se vinieron abajo después de que accionistas clave rechazaran la posibilidad de un acuerdo que reduciría dramáticamente sus participaciones, dijeron entonces fuentes a Reuters. Los problemas económicos de Brasil han aumentado las dificultades de Oi, que se enfrenta a una creciente competencia en los servicios móviles y de datos, una deuda ascendente y la carga de metas de expansión obligatorias de los servicios de líneas fijas después de su fusión patrocinada por el Estado hace ocho años. La crisis política de Brasil también habría golpeado a Oi, al postergar una reforma a las normas de la industria que podría haber ayudado a la compañía y alentado a los más de 200 tenedores de bonos de la empresa a darle más tiempo para renegociar su deuda, dijeron algunos analistas. Andrés Velázquez [email protected]