• Se prohíbe la actividad pública a las iglesias cristianas y se deniegan las solicitudes de visado.
  • Las personas que se convierten al cristianismo se enfrentan a la presión de sus familias para retractarse de su fe.
  • Cualquier crítica al Islam es considerada blasfemia.
  • Quienes sí tienen libertad de culto religioso son los salafistas que predican la Yihad –la guerra santa del Islam- como medio de expandir el Islam y piden atentar en España contra "los cruzados".
  • El 99% de la población argelina es musulmana sunita, el 1% es católica y judía.
En Argelia se persigue a los cristianos. Las personas que se convierten al cristianismo se enfrentan a la presión de sus familias para retractarse de su fe. En 2016, un cristiano fue condenado a cinco años de cárcel por blasfemia contra el Islam en las redes sociales. Cualquier crítica al Islam es considerada blasfemia. Como parte de la represión, se ha ordenado a varias iglesias que cesen todas las actividades religiosas por considerar que violaron una ley de 2006 que regula el culto no musulmán. Los socios internacionales de la Iglesia Protestante de Argelia que planean visitar iglesias en Argelia han visto negada sus solicitudes de visa. Argelia prohíbe la actividad pública a las iglesias, mientras en ese país operan con cada vez mayor libertad las organizaciones islamoterroristas, particularmente Al-Qaeda en el Magreb Islámico, movimiento yihadista que quiere reislamizar mediante la Yihad la península ibérica y amenaza con atentar en España contra los "cruzados" (los españoles) que "profanan la tierra musulmana del Al Andalus", informa Religión en Libertad. Las autoridades argelinas han afirmado que la iglesia en Ain Turk (capital del distrito de Ain el-Turck, ubicada a unos 15 km de Orán en el noroeste de Argelia) ha sido clausurada por las autoridades locales por imprimir los Evangelios y publicarlos. La policía dice que la Iglesia Evangélica de Argelia -afiliada a la Iglesia Protestante de Argelia (EPA)- no cuenta con la aprobación estatal a pesar de que el reverendo Mahmoud Haddad (presidente de la iglesia) ha explicado que ya fue reconocida por el gobierno en 1974 y que la comunidad de la iglesia está acreditada tanto en el Ministerio del Interior como en el gobierno local. Youssef (miembro de la Junta de la iglesia de Aïn Turk) ha dicho que la notificación se basa en motivos falsos. En mayo 2017, la situación de los derechos humanos en Argelia fue debatida por el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. La sesión contó con la presencia del presidente de la Iglesia Protestante de Argelia lo que generó esperanzas entre la comunidad cristiana, que esperaba cambios positivos. Una nueva Constitución, aprobada en febrero de 2016, estableció la libertad de culto religioso. El artículo 36 establece que la libertad de cultos religiosos está garantizada de conformidad con la ley. Pero todo ello es papel mojado. Quienes sí tienen libertad de culto religioso son los salafistas que predican la Yihad –la guerra santa del Islam- como medio de expandir el Islam y piden atentar en España contra "los cruzados". Según la organización benéfica Open Doors (una misión no confesional que apoya a los cristianos perseguidos en más de 60 países), la gran mayoría de los musulmanes se adhieren al Islam sunita y hay alrededor de 37.700 cristianos en Argelia. El 99% de la población argelina es musulmana sunita, el 1% es católica y judía, según Wikipedia. En resumen, un país integrista que favorece el islam radical e impide la libertad de culto a los católicos. Eso sí, trata de disimular su yihadismo porque le tiene que vender mucho gas a Occidente. José Ángel Gutiérrez [email protected]