Sería una noticia económica más, la de la compra del Hotel Renaissance por parte del Ejército de Qatar, que es lo mismo que decir el jeque de Qatar (en la imagen Thani Al Kuwari) la televisión de Qatar o los fondos cataríes. Una misma cosa.
Han comprado el Hotel Renaissance como han comprado el Barça, como se han convertido en el primer accionista de Iberdrola y han lanzado una televisión -Al Jazzira- que no se sabe si es un medio informativo o una división acorazada antioccidental.
Los cataríes se han convertido en la nueva Arabia Saudí, sólo que un pelín más peligrosos porque visten Cartier. La monarquía podrida de Ryad no es tan exhibicionista como el jeque de Qatar. Por lo general, en Ryad se conforman con esclavizar a los propios, y si alguien quiere matar extraños que se haga un Ben Laden: rico terrorista del Islam.Qatar es hoy tan exhibicionista como lo fue en su día Kuwait, hasta que despertó la envidia y la mala leche de Sadam Husein y entonces pasó lo que pasó.
En cualquier caso, los qataríes son yihadistas multimillonarios. Es decir, que tiene dos defectos, aunque reconozco que el primero es mucho más peligroso que el segundo.
Nos compran con dinero, no nos conquistan con bombas.
En cualquier caso, no son mejores que los temidos iraníes: son peores. Y más peligrosos porque no les ofrecemos resistencia.
Eulogio López
[email protected]