El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, estuvo de visita en España. Ahora mismo, Santos es un prototipo de gobernante valiente en Colombia. Es uno de esos políticos que todavía cree en la Hispanidad y, al mismo tiempo, un gobernante que afronta la gobernación de uno de los países más violentos del mundo que, sin embargo, está sacando la cabeza del agua.

Buen momento, por tanto, para resumir la situación de Hispanoamérica con la madre patria y con la fe cristiana, en un continente como el americano, donde residen el 50% de los católicos del mundo.

Para mí, el mejor resumen es el que he leído en el libro. Así resume La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús, las revelaciones de Jesús a la madrileña Marga, la situación actual de España. No es para tirar cohetes, la verdad, sobre todo cuando se refiere a la madre patria, es decir, a nuestro país: "Su poder, antes cedido al bien, ahora atropellado por el mal. Sus hijos del otro lado del continente miran ahora a su madre y la ven convertida en la gran Ramera".

Por no hablar de la situación interna: "Hermanos contra hermanos, se echan unos a otros las culpas de todo. Es un infierno de odio y desamor, de quemazón carnal que las hace (a los españoles) precipitarse a la negrura del sufrimiento, aunque ellos creen que lo hacen al placer y al gusto".

Y luego viene el mensaje a los propios hispanos: "Olvidaos de vosotros, de la lucha monetaria, y evangelizad España. Venid, llegad hoy a sus costas, tomad posesión y enarbolad la bandera del Cristianismo que un día llevaron a vuestras tierras, dadles la paz. Como hijos agradecidos, os corresponda ahora hacer esto con vuestra madre".

Y yo no tengo nada más que añadir.

Eulogio López

[email protected]